Welcome se quedó con un importante triunfo el sábado a la noche en cancha de Urunday Universitario. Lo hizo por 86 a 80 y una vez más en el cierre del encuentro una de las figuras más desnivelantes fue su capitán Esteban Batista que terminó liquidando el partido con un tiro de más allá de los 6,75. Luego del encuentro el Toro dialogó con Basquet Total.

La primera impresión del pivot estrella del basquet celeste fue positiva ya que Welcome se jugaba mucho: “Quedé muy contento porque fue una victoria muy trabajada y muy complicada. Por suerte pudimos sacar el punto que era lo más importante si queríamos seguir prendidos ahí arriba”.

Durante gran parte del duelo, se vió a Esteban bastante molesto con el arbitraje y a la hora de consultarlo fue bastante claro: “No se si fue algún pitazo de más o más bien algún pitazo de menos. Capaz que fue eso ultimo. Es un poco raro todo esto, ya es el segundo técnico que me cobran por mirar, voy a tener que jugar como los caballos de carrera, con un tapa ojos. La verdad que eso me puso un poco ofuscado pero para el segundo tiempo creo que el equipo salió con más actitud y pudimos tomar el control del juego, finalmente lo supimos cerrar bien”.

La incidencia en particular fue un técnico pitado por Julio Dutra en la que no pareció decirle absolutamente nada y en efecto eso es lo que molestó a Batista: “No, no le dije nada. Es muy raro, porque el partido con Aguada pasó lo mismo, por mirar te cobran un técnico. Yo he jugado en muchísimos países y la verdad que es la primera vez en mi carrera que me cobran dos técnicos por mirar. Si hubiera hecho algún gesto o dicho alguna palabra, pero no pasó nada, solo mirar. Parece que ahora no se puede mirar, la verdad que entonces no se como voy a tener que jugar”.

Finalmente también dirigió unas palabras a Keyron Sheard, el extranjero debutante, que fue importante en el segundo tiempo: “También me fui muy contento por su situación. Creo que nos da lo que queriamos, es un jugador que tiene diferentes variantes y se acopló muy bien en el segundo tiempo. Repartió, hizo jugar al equipo y también dio una mano metiendo buenas bolas de tres puntos. También cuando va para adentro lo hace manejando el ritmo, no es un jugador que vaya sin pensar, lo que es muy importante”.