Malvín venció a Hebraica 92-86 donde parecía que lo pisaba, pero terminó sufriendo pese a las bajas del rival.

Resumen del partido

Las ausencias marcaron la noche. Malvín fue sin Mazzarino, mientras que Hebraica y Macabi jugó disminuido en el juego interno, al corte de Freeman se le sumaron las bajas de Izaguirre y Boston.

Aun así la visita se las ingenió para hacer un primer cuarto correcto, alternando hombre y zona, con mucha rotación para mantener la intensidad y luchar ante la falta de centímetros. Hicks tiró del carro en ofensiva, mientras que en el local Godfrey y Hatila dominaban lógicamente la pintura, y los triples castigaron la zona, Santiso y Cabot fueron certeros.

En el segundo se empezó a quebrar con un notable ingreso de Marcel Souberbielle, la figura de la noche colocó 13 unidades en un Malvín que jugó desde la generación de Galloway y gozó de un certero Marcos Cabot que liberado de la base influyó ofensivamente. En Hebraica la rotacion no fue efectiva, hubo fallas constantes en defensa y los jueces pese a que tuvieron algún fallo pasaron a ser un blanco equivocado, bombazos de García Morales, algo de Girbau y poco más en un cuarto que se cerró con un triple de Díaz para que el playero viajara 18 arriba.

Tras el descanso largo poco cambio, cada intento de reacción de Hebraica era respondido por Souberbielle. Malvín fue más colectivamente y parecía tener cerrada la noche. Lopez rotó antes de lo previsto y Facundo Medina encendió una muñeca que cuando calienta es dificil de frenar, al él se sumaron buenos minutos de Viotti, Girbau y la intensidad general de una cúmulo de pibes que no quería irse pisado de la Avenida Legrand.

De a poquito fueron descontando hasta ponerse a cinco a poco más de dos minutos del cierre. Ahi volvieron todos en el local, Souberbielle puso dobles consecutivos fundamentales y Cabot con un bombazo senteció una historia que deja a Malvín con algo de preocupación y a Hebraica sabiendo que en el banco tiene jugadores pese a sus irregularidades propias de la edad, pueden dar una mano.

UNO x UNO

MALVÍN

Cabot (8): Enorme primer tiempo, cuando se complicó metió el triple que cerró el partido. Santiso (7): Con él en cancha el equipo fue más prolijo. Galloway (6): Intermitente, es un gran jugador de básquetbol. Godfrey (4): De más a menos, “Lo distinto” le baja la nota. Hatila (7): Dueño de las tablas. Souberbielle (9): El destacado. Serres (6): Buenos minutos pese a que sufrió el momento de reacción rival. Díaz (5): Se sumó a la fiesta, sonrisa enorme en el triple final del primer tiempo. Pereira y Pomoli (-): Poco en cancha. López (7): Leyó ventajas claras, planificó bien y lo quebró rápido. Dejó venir mucho a Hebraica en el cierre, puso la noche en peligro.

HEBRAICA

Zanotta (3): Ausente. Su equipo lo necesita. García Morales (6): Arrancó bien y se malhumoró, defendió mal. Hicks (7): Excelente primer cuarto -9 puntos- y nada más. Aguilera (5): En su rol, el equipo necesitaba algo más de él en ataque. Zuvich (5): Luchó siempre. O Medina (5): Entreverado, jugó con mucha rebeldía. F. Medina (8): El hombre de la reacción, a puro bombazo tapó sus malos pasajes del primer tiempo. Girbau (7): En inferioridad física respecto a sus rivales, se las ingenió, puso buenas cortinas y dio una manito interesante. Viotti (7): Aprovechó sus minutos, dio todo, pecó de ingenuo en la quinta. Rusch (5): Presión defensiva y orden ofensivo. Zylbersztein (6): Disminuido. Solo aguantó un cuarto, entregó el partido y los pibes lo pusieron en juego. En bolas pesadas quizás debieron volver Hicks y García Morales. Era una decisión dificil, la botijada lo llevó hasta ahí.

_______________________

Lo destacado

Los 22 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias ya lo colocan como figura en un partido chato. Fue el líder ofensivo. Clave para abrir la primera renta en el segundo cuarto y fundamental con cuatro puntos seguidos cuando Hebraica arrimó. Marcel Souberbielle fue el destacado.

Lo distinto

Godfrey está siendo evaluado, su partido fue correcto en una noche que era fácil destacarse dada la poca resistencia del rival en el juego interno por temas de integración. El extranjero, sumado con varios pibes, arrancó el último cuarto en cancha, en pleno momento de reacción de Macabi se fue completamente solo al cesto rival, hizo un movimiento rarísimo y erró una bandeja imposible, fue tan raro que pegó en la tabla y ni siquiera tocó aro. Ahí despertó la ira de la parcialidad locataria contra el foráneo, el murmullo duró varios segundos. Algunos en la playa afilan las tijeras, quizás hay que cortar antes del final…