Olimpia venció a Larre Borges por 86 a 79 y se aseguró su permanencia en la próxima Liga Uruguaya mientras que su rival de turno dejó la categoría máxima de nuestro basquet.

Resumen del partido

Entrega, sacrificio y ganas de quedarse con el punto fueron los condimentos esenciales para el comienzo del cotejo. Guerra titánica en la pintura, aciertos desde los 6.75 en la visita, show time por parte de los foráneos locatarios y un ambiente espectacular en las tribunas acompañaban 10 minutos de basquetbol parejos e intensos en la cúpula donde el local se fue tres arriba.

Los cambios en la máquina blanca no afectaron en la primera línea defensiva y a pesar de que por momentos estiraba demasiado su posesión mantenía una pequeña renta ante su rival. Un triple de Álex López en el peor momento aurinegro le daba oxígeno a un Larre Borges que no encontraba gol. Olimpia cerró mejor la primera parte, moviendo el balón y pegando en los momentos justos, 38 a 30 se fueron al descanso.

En el tercer cuarto Paul Harrison se encargó de hacer todo. Marcó, jugó, defendió y se lució. El aurinegro ya no era el mismo del primer tiempo, ofuscado con balón solo encontraba soluciones en sus extranjeros. La gente disfrutaba, Olimpia rendía y en la Avenida Eugenio Garzón era todo fiesta. Los locales sacaban 17, Garbarino se entregaba en defensa y su hinchada lo retribuía con aplausos por su rendimiento.

La visita, consciente de que se iba el año en los últimos 10 minutos, intentó mostrar otra cara durante el desarollo del cuarto. El aurinegro no se dio por vencido y y dificultó a que Olimpia cerrara el cotejo con tranquilidad gracias a la rebeldía de Alex López, Jhonson y Nicoletti. La maquina blanca mantuvo una regularidad durante los 40 minutos, lo cerró bien de la mano de Agarbado y Loriente, y abrochó la victoria por 86 a 79. Lo más importante para su gente, dirá presente en la próxima Liga Uruguaya donde cumplirá 100 años.

UNO x UNO

OLIMPIA

Harrison (9) MVP. Warner (8) Amo y dueño del “show time” en la cúpula. Garbarino (7) Clave en defensa, un tercer cuarto magnífico. Loriente (7) Buen juego, mano caliente en los momentos que más lo necesitó Olimpia. Silvarrey (7) Hilo conductor de la máquina blanca. Agarbado (7) Entró y cambió el partido, revulsivo. Cabillón (6) Rendidor siempre, las quiere todas. González (5) De más a menos. Importante en los primeros minutos. Viana (-) Pocos minutos. Camiña (7) Gran planteamiento, supo controlar a un rival que durante la temporada le había anotado mucho.

LARRE BORGES

Rodríguez (7) De más a menos, ofuscado sobre el final. Johnson (7) El jugador del año aurinegro. Lepiani (5) Poco pudo hacer. López (7) De los puntos más altos de la noche, como todo el año. Álvarez (5) No fue su juego y Larre lo sintió. Brown (6) importante en el primer y tercer cuarto, siempre quiso. Nicoletti (6) Entró y aportó sus puntos. Mayora (4) Entreverado. Botta (-) Pocos minutos. Lovera (5) Nunca le encontró la vuelta al juego y no tuvo soluciones desde el banco.

_______________________

Lo destacado

En esta oportunidad el destacado terminó del lado perdedor y no fue uno de los protagonisas por su rendimiento dentro del rectángulo de juego, si no que estuvo afuera. La parcialidad aurinegra aguantó todo el encuentro, vibró y sintió el cotejo de una forma especial. Se terminó esta Liga y el balance no terminó siendo positivo. El populat Larre dejó la categoría pero su gente lo despidió como se debe: comportándose de gran forma y despidiendo a sus jugadores aplaudiéndolos de pie por la entrega y el compromiso con la institución, de las tribunas de la Cúpula bajó el “Soy de Larre” como último adiós por esta temporada.

Lo distinto

Si bien Olimpia hace algunos años que está peleando por mantener la categoría, el festejo de hoy fue distinto, un desahogo, un alivio. El club cumplirá sus 100 años en la primera división, como su historia lo exigía, como lo merecía por ser uno de los más ganadores del básquetbol uruguayo. Esta vez no sufrió tanto como en temporadas anteriores, pero el festejo mostró su sabor especial.