Uruguay cayó 86-75 en su visita a Panamá, dejando escapar una linda chance que acercaba mucho a la selección al mundial de China.

Resumen del partido

Nuestra selección inició con porcentajes soñados, con un Fitipaldo despegado y Batista pesando abajo. La rotación no dio el mismo resultado que ante Argentina, la efectividad bajó y el local llegó a empatar con un seguro tiro de Gaskins bien secundado por Oglivie. Pero logramos irnos en ventaja al primer descanso con una asistencia fantástica de Barrera a Hatila.

El tiro perimetral bajó y los panameños complicaron con la marca en zona, impidiendo el juego a Batista y obligando a los celestes a mucho intento desde más allá de los 6,75 sin buenos resultados. Uruguay anotó la mayoría de sus puntos con libres en un partido que no le estaba quedando cómodo. En ataque Girón entró bien y aportó al buen porcentaje de Panamá de tres. Signorelli planteó una zona a pesar de los buenos números de su rival de afuera y los dirigidos por Hussain se fueron al frente por 9 al descanso largo con triple de Muñoz.

El DT volvió con Barrera de arranque pero el libreto de los dueños de casa no cambió y siguieron aumentando diferencias. La celeste achicó cuando Batista pudo recibir, que monopolizó el goleo del equipo en el tercer chico, pero un triple de Bishop frenó el buen envión que tuvo en ese lapso la selección compatriota y los locales sacaron 20 con Carter como principal anotador.

Uruguay reaccionó con una defensa intensa y por acciones individuales en ataque que achicaron la diferencia a 11. A pesar de que un triple de Gaskins parecía apagar nuevamente la reacción, los de Signorelli mantuvieron la intensidad y volvieron a achicar a 8. Pero nuevamente en un buen momento de los nuestros, apareció un triple rival, esta vez en manos de Girón que fue un golpe anímico. En una de esas noches que no te sale nada, la selección no pudo achicar ese margen con malos porcentajes de libres y de triples. Para rescatar, la viveza de Vidal en el final, que con cuatro puntos prácticamente en la hora, la diferencia se achicó a 11, que es menos a la renta de nuestro triunfo lo que nos dejaría por encima de los centroamericanos en caso de empate.

UNO x UNO

PANAMÁ

Gaskins (8): El dueño del partido. Infernal desde el pick central. Bishop (5): Correcto Hicks (4): Pocos minutos sin mayor influencia en el juego. Oglivie (6): Acompañó y culminó cada uno de los ataques rápidos, buen juego. Carter (7): Sin poder contener Batista, fue fundamental para quebrar el partido. Muñoz (6): Orden y tiro exterior. Levy (4): Buen aporte defensivo y poco más. Lloreda (5): En los pocos minutos que jugó, lastimó en el poste. Girón (7): Gran ingreso en un mal momento de Panamá dañando de tres puntos. Rodríguez (4): De los más flojos en un buen equipo. Grant (-): Pocos minutos en cancha Hussain (8): Planteó a la perfección el juego que necesitaba contra un rival como Uruguay. Excelente rotación y todos le respondieron.

URUGUAY

Parodi (5): No logró imponer el ritmo desde la base, lo cual era fundamental. Fitipaldo (6): Arrancó con un 1C infernal. Ajustaron con él, terminó afuera por 2 técnicas. Vázquez (3): No influyó en ninguno de los dos costados. Calfani (4): Con muy poca confianza ofensiva. Uruguay necesita de su tiro exterior. Batista (7): Luchó como un león. Le costó contener a Carter. Barrera (6): Buscó cambiar el ritmo desde su rompimiento, no siempre lo logró. Pereiras (5): Buen juego defensivo en la tibia reacción del 2T. Vidal (4): Intensidad defensiva y poco más. Passos (4): Pocos y correctos minutos. Iglesias (5): Buenos minutos. Logró abrir la cancha. Signorelli (4): No encontró variantes tácticas en ninguno de los dos costados para modificar la tónica del partido

_______________________

Lo destacado

Los porcentajes de tres de Panamá fueron nuestra pesadilla durante varios tramos del juego. Si bien en Uruguay logramos sacar el partido adelante con una marca en zona, esta vez cuando lo intentamos fue una invitación para ellos a tirar y estuvieron prácticamente infalibles. Para colmo, siempre una bomba terminó golpeando anímicamente a la celeste en los momentos de reacción.

Lo distinto

Dentro de lo malo, Vidal pudo rescatar aunque sea la ventaja ante Panamá con dos dobles casi de corrido. Después de anotar en bandeja, con mucha viveza robó una pelota en el saque contrario para anotar cuatro puntos en prácticamente un segundo. Una jugada tan distinta como útil para Uruguay, pensando a futuro en la clasificación al mundial o al repechaje para los juegos olímpicos.