Nacional venció a Aguada 82-80 en un juego tremendamente vibrante y aseguró su lugar entre los ocho mejores.

 

Resumen del partido

Pese a que fue sin público vistante, había allegados de Aguada que junto a la multitud que llevó Nacional completaban el escenario de Unión Atlética que estaba prácticamente repleto.

El partido comenzó parejo, con Moglia comandando las ofensivas tricolores y el rojiverde buscando a Curtis que dominó el duelo individual sobre Delgado. Dentro de un trámite muy cerrado, desde la conducción de Bavosi el aguatero lo cerró mejor. En el segundo llegó a sacar la máxima de nueve con el mejor pasaje de Demian Álvarez en la noche. Los cambios defensivos que propuso Fernández resultaron promediando el segundo. Los del Hechicero equivocaron caminos contra la zona y Danridge a campo abierto se hizo insostenible. Sarni y Macanskas fueron importantes desde la intensidad defensiva y Pose se acopló. El local se fue un doble abajo al descanso largo.

El complemento fue parejísimo, no tan goleado como el inicio. Si bien Aguada seguía con la postura de poner la bola abajo, mejoró la defensa interna de Nacional que, adelante gozó de un buen nivel de los extranjeros y un aporte importante de Moglia, que incluso le permitió pasar. El aguatero se fue arriba por mínima al último.

Cuarto final donde se vivió de todo. Desde la paridad al bombazo de Moglia con el que Nacional sacó siete a poco más de dos minutos para el final. En la siguiente incidencia gol y foul antideportiva de Taboada sobre Curtis, el base tricolor descalificado y el rojiverde a dos en un abrir y cerrar de ojos. Libres errados de Moglia de un lado y un soberbio triple de Feeley parecían darle el triunfo a los del Hechicero que tenían la bola en ataque y ganaban por uno faltando 9 segundos. Sacaron sobre el filo, Demian no pudo contener y la robó Sarni que fue víctima de antideportiva. Puso uno y lo empató.

Repuso el bolso y entre Danridge y Callistus jugaron el pick perfecto, el interno definió a mano derecha y desató la locura que tuvo que esperar una décima más, que era lo que indicaba el reloj para el final. Ganó Nacional, y fue una fiesta tricolor.

UNO x UNO

NACIONAL

Taboada (5): Jugó bien, lo mató lo disciplinario, debe contenerse más, es muy importante para su equipo cuando está en cancha. Moglia (6): Arrancó fatal, después destiló chispazos. Danridge (8): No hay calificativos que puedan describir lo que genera. Delgado (6): Arrancó siendo dominado, se repuso a base de actitud. Eziukwu (8): Rinde mucho más de lo que parece, y eso que parece que rinde muchísimo. Sarni (7): La mano de Dios. Macanskas (4): Cambió la intensidad y se adaptó a su rol. Pose (-): Pocos minutos, pero buenos. Fernández (9): Chapeaux coach. Destacado.

AGUADA

Bavosi (6): Manejó todo hasta que salió y nunca volvió igual. Pereiras (5): De más a menos, terminó perdiendo con Danridge. D. Álvarez (7): La rompió hasta que todas las defensas fueron con él y debió generar para los demás. Feeley (6): El triple final le sube la nota en un partido flojo. Curtis (7): Si se la dan responde, a veces no se la prestan. Barriola (6): Nunca te deja tirado. García (4): No fue su mejor noche. Cabrera (5): Una vez que Nacional ajustó en defensa no supo como contrarrestar.

_______________________

Lo destacado

Más allá del partido de hoy, donde dirigió bien y ajustó defensivamente sobre Demian y Curtis como lo ameritaba el partido, el destacado de Gonzalo Fernández es un premio a la campaña de un entrenador que no para de crecer. Armó un plantel con reyes y peones, donde tuvo la virtud de que todos entendieran cual era su rol y logró que desde ahí cada uno aportara al colectivo. Merecida clasificación.

Lo distinto

Era un partido dificil para arbitrar y los jueces, pese a algún error puntual, salvaron con muy buena nota. En lo disciplinario fueron estrictos y encaminaron el partido. Dentro de esa tónica, nuestro gran amigo Richard Pereira no perdonó a nadie y batió todos los records al expulsar a uno de los que pasaban el lampazo. No tenemos idea que pasó, porque obviamente no escuchamos la acalorada discusión entre ambos, pero el juez principal de la noche le hizo terminar la jornada antes de tiempo al funcionario. Como siempre, un distinto.