Con cachetazo agónico de Feeley, Aguada venció a Bohemios por 77-76 en un partido de locos y de esta forma el conjunto albimarrón finalmente perdió la categoría.

Resumen del partido

Comienzo realmente pobre, mala lectura de juego y pérdidas constantes predominaban en aquel tramite. Lo mejor llegó en el segundo período, en el cual Aguada encontró su mejor versión de la mano de su capitán Demian Álvarez, quien destruyó el juego de manera correcta. La ventaja nunca pudo ser abultada por un solo motivo: Agustín Da Costa, el pibe de nivel superlativo se hizo dueño de un equipo que por momentos dependió exclusivamente de su goleo.

El complemento fue de locos. Aguada dominó claramente en todas las áreas y encontró en Feeley un elemento fundamental para abrir la máxima de la noche. Bohemios con más corazón que juego se fue arriba, empujado por su gente se jugó su última carta e increíblemente logró pasar al frente y así parecía que sé llevaba el encuentro. Sin embargo, y en un verdadero giro de los acontecimientos, la visita se encontró con la alegría en la agonía de la noche. Luego de absorber una ventaja de diez puntos, como no podía ser de otra manera, Andrew Feeley cacheteó la bola para ocasionar el delirio de sus hinchas. De atrás y en la hora, como le gusta a su gente, Aguada se llevó un punto milagroso y decretó el descenso de su rival de turno que tuvo en manos de Kelley la posibilidad de ganarlo, pero el foráneo falló dos libres previos a la incidencia que terminó con la conversión ganadora del extranjero aguatero.

UNO x UNO

BOHEMIOS

Perdomo (6): De muy buena actuación. Le aportó al equipo su intensidad característica y aportó también desde el goleo. Terra (5): Irregular. Aunque por momentos rindió en defensa. Polynice (6): Clave en la reacción del equipo. Se quedó en el final. Espinosa (4): Comenzó pesando en la pintura, con los minutos se fue apagando. Kelley (5): Apareció sobre el final. Rindió en defensa, pero faltó afianzarse en ataque, erró dos libres claves. R. Trelles (6): Otro impulsor de la reacción. Con su ingreso el equipo mejoró considerablemente. Da Costa (5): De auspicioso ingreso. Se apagó con los minutos y casi no volvió a pisar el rectángulo. Álvarez (5): Ingresó en la parte más caliente del juego y su rendimiento obligó al entrenador a mantenerlo hasta el final. M. Trelles (-) Casi sin minutos. Frugoni (5): Queda la sensación de que pudo haber alargado más la rotación. A pesar de eso, planteó un partido que pudo haberlo ganado de no ser por errores puntuales.

AGUADA

Bavosi (4): No estuvo a la altura. Pereiras (4): Actuación irregular. Colocó algunos triples importantes. Álvarez (6): Por momentos fue el dueño del equipo. Asistió y tomó responsabilidades en ataque. Feeley (7): El verdadero “PUTO AMO” de la noche. Héroe y responsable de la victoria. Curtis (6): De menos a más. Hizo pesar su juego interno en los momentos más calientes de la noche. García (4): No fue su mejor noche. No logró afianzarse en el partido salvo algún momento puntual del encuentro. Lemos, N. Santos y J. Rodríguez (-): Casi sin minutos de juego. Cabrera (6): Con la rotación que puede y tiene conservó titulares para llegar bien al cierre, colectivamente su equipo no funcionó como otras noches.

_______________________

Lo destacado

Como no podía ser de otra manera, la figura y héroe de la noche se lleva todos los halagos. Andrew Feeley, pilar en el triunfo aguatero hizo vivir a su gente una noche de ensueño. No solo por encargarse de colocar el doble que determinó la victoria, el foráneo también culminó siendo el goleador de la noche tras registrar 21 puntos. Una noche que lo tuvo inspirado y, que, seguramente tardará varios años en borrar aquella soberbia cachetada.

Lo distinto

Seguramente con más tristeza, el hincha de Bohemios también vivió una noche especial. Y es que las sensaciones vividas en el gimnasio de calle Gabriel Pereira dieron lugar para todo. El aficionado albimarrón pasó de estar descendido, a mantener la categoría y luego nuevamente sufrió lo que todos ya conocen. Pese a este hecho, el público local, una vez finalizado el encuentro, y asimismo tras haberse decretado el descenso de su institución, no hizo más que romperse las manos al aplaudir a sus jugadores. Esa mezcla de rabia, impotencia, tristeza y desazón fue también volcada con un gran reconocimiento a los hombres que hoy defendieron su camiseta. Los mismos marcharon cabizbajos, con lágrimas en los ojos, en su mayoría pibes del club, que llevan ese sentido de pertenencia para con Bohemios. El deseo de un pronto regreso y el reconocimiento para toda aquella gente que demostró con valía el amor a sus colores por encima de un resultado deportivo.

Galería de Fotos

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend