Urunday Universitario sigue sin conocer la derrota en el Clausura, venció a Trouville en Chucarro con una gran noche de Carl Elliot y además de estar a un paso de la Liguilla tiene la Sudamericana al alcance de la mano.

Resumen del partido

En la calle Chucarro el local recibía al líder e invicto que tiene el Clausura, en busca de recuperarse rápidamente del revés sufrido la pasada jornada ante Olimpia y evitar complicar su clasificación a la Liguilla. Urunday comenzó mejor, con la clara intención de sacar ventaja en la pintura, generando desde rompimientos o jugando directamente para el posteo de Young. El ingreso de Mayora dio mayor intensidad a Trouville que logró correr y anotar en cancha abierta para quedar dos abajo al final del primer chico. El rojo siguió firme y tuvo como vías de gol primero a Brown y luego los triples de Joaquín, más un fundamental trabajo de Mayora robando balones y dando vértigo al equipo. Los de Da Prá tuvieron algún chispazo de Elliot pero forzaron mucho ante una defensa cerrada y fuerte. Así el marcador indicó 34-30 de cara al descanso largo.

Tras el entretiempo el local tuvo a Marotta encendido para generar desde el pick, al tiempo que Brown mostró su variedad de recursos ofensivos. El estudioso tuvo a Elliot inspirado en ataque y encontró además triples de Romero y Mateo Suárez, pero falló en la contención del uno contra uno y se fue cuatro abajo al último descanso. Carl asumió la ofensiva de Urunday en el último período demostrando toda su clase y el verde no sólo pasó sino que siguió de largo. “Nando” sacó la cara por los de Pocitos que no encontraron juego ante una defensa visitante que se hizo mucho más dura. Newsome vino desde la banca y aportó para mantenerse cerca, pero Craig también fue importante. Un triple del “Gusanito” prácticamente sentenció el encuentro, y el rojo echó por la borda cualquier posibilidad con errores consecutivos en el cierre. Triunfo 86-80 del estudioso que tiene un pie en la Liguilla y va por ganar el Clausura y meterse en Liga Sudamericana.

UNO x UNO

TROUVILLE

Marotta (5). Momentos buenos, otros neutros y un mal cierre. Izuibejeres (6). Su clase fue clave en un pasaje. Brown (7). Rindió rompiendo y tirando. Necesita juego colectivo. Cáceres (7). Empujó, defendió, fue efectivo. Davis (3). Jugó como para las valijas. Mayora (6). Defendió, recuperó pelotas, sacó ataques rápidos. Debió volver en el 2T. Galletto (5). Generó desde su uno por uno. Bascou (6). Buen ingreso para defender y correr. Newsome (4). Nunca tuvo ventaja como centro. Massa, Monteverde (-). Pocos segundos. Tito (3). Durmió jugadores en el banco en el segundo tiempo, sacó otros en su mejor momento. Las individualidades lo mantuvieron en partido hasta el final.

URUNDAY U.

Romero (6). Aportó por vários lados, y estuvo claro en el tiro. Elliot (9). El destacado. Álvarez (8). Más cerca de volar que de arrastrarse el “Gusanito”. Craig (7). Luce poco, rinde mucho. Young (6). Se fue adaptando a lo que pedía el juego. Morena (5). Defensa y orden. Suárez (5). Bien adelante, flojo atrás. Miller (5). Intenso, acompañó bien. Soarez (5). Aportó como peón. Da Prá (7). Acertó en el plan de juego e hizo ajustes a tiempo. Rotó poco, pero leyendo momentos y ventajas.

_______________________

Lo destacado

Carl Elliot hace tantas cosas que es difícil hasta ver en qué es mejor. Juega de base cuando se precisa, la sube, ordena y asiste sea de forma simple o con lujos. Genera desde su uno por uno con un dribbling exquisito, pero también la pone de tres puntos. Asume las últimas ofensivas con una eficiencia enorme, y por si fuera poco cuando toma una referencia defensiva lo hace de forma notable. Clase, elegancia, inteligencia, temple… ¿qué más se puede pedir?

Lo distinto

El “Maestro” Da Prá ha transformado a sus alumnos en la clase perfecta. Elliot es el abanderado, el “Gusanito” ese alumno que sorprende cuando sin levantar la mano tira la respuesta exacta, y Young el simpático que se lleva y alegra a todos. Craig y Soarez son ese grupito silencioso que siempre saca buenas notas, mientras Romero anda por todos lados ayudando a sus compañeros. Morena es el ordenado y aplicado que siempre cumple, Suárez de tanto tirar papelitos adquirió una puntería envidiable y Miller es ese niño silencioso que sobresale por su energía en la clase de gimnasia. Con esta clase, como no va a ganar el Universitario!