Olimpia con gran partido de su dupla extranjera venció 88-76 a Trouville y sueña con meterse entre los ocho mejores.

Resumen del partido

La gente y el calor se juntaban en el escenario de Tabaré para ver un enfrentamiento que en principio marcaba un claro favoritismo para el rojo de Pocitos.

Intensidad, paridad y rispidez fueron los condimentos principales de un primer cuarto que tuvo de todo. Olimpia proponía un juego colectivo difícil de controlar para Trouville. Los de adentro marcaron el ritmo y los de afuera que entraban no desentonaban. La eficacia de tres aumentaba la confianza de los de Camiña. En la otra vereda, el equipo de Álvaro Tito no encontraba respuesta. Davis preocupado por lo que sucedía afuera dentro de un clima picado, sacaba de partido a los suyos. El capitán Izuibejeres, enojado con su equipo, técnica de por medio, no daba con la vuelta al encuentro. La máquina blanca fue superior y siguió por ese camino.
La sintonía se mantenía en el segundo chico. La efectividad continuaba para los de Colón, los de Pocitos no entraban en el partido y la parcialidad de la máquina blanca deliraba. La cuarta falta de Cáceres y el buen momento de los internos rivales presentaban un panorama inmejorable para las alas rojas. La diferencia aumentó, 24 fue la máxima, el poderío colectivo primaba y los Olimpistas disfrutaban. Trouville creció en los instantes finales, un 8-2 en 30 segundos de la mano de Brown, acortó la brecha y se fue al descanso 44 a 30 abajo.

Al buen primer tiempo en ofensiva de Olimpia se le sumó buena defensa. Loriente se le pegó a Brown y el goleo rojo se vio tocado. Con Davis afuera, Newsome crecía. En el mejor momento de Trouville, Cáceres se fue por quinta. Cuarta del espigado foráneo de Tito y la Maquina Blanca volvía a tomar la vía que atravesó en los primeros 20 minutos de juego.

Con tranquilidad y mesura llevó Olimpia los últimos 10. Mantuvo la diferencia, no se descansó ni desaprovechó las oportunidades. Le jugó un partido de igual a igual ante un rival que históricamente le costó y festejó luego de ocho años ante el rojo de Pocitos

UNO x UNO

OLIMPIA

Silvarrey (6): Cumplió su rol de gran forma. Loriente (7): Importante con su tiro exterior y cuando fue sobre Brown. González (5): Buen juego. Forte (8): Clave. Harrison (8): Determinante, se siente cómodo con su nuevo compañero. Agarbado (6): Buen ingreso. Garbarino (7) Efectivo con su tiro exterior. Cabillón (-): Pocos minutos. Camiña (7): Supo aprovechar sus puntos fuertes.

TROUVILLE

Marotta (5): No encontró cómplice para asistir. Izuibejeres (4): Malhumorado. Poco pudo hacer. Brown (5): Destellos. Cáceres (4): Con los pitazos no lo dejaron jugar. Davis (4): Lo sacaron temprano del partido. Newsome (6): El mejor. Galleto (5): Intentó pero no pudo. Massa (5): Rebeldía. Soto (4): Jugó con la más fea, luchó con los extranjeros. Mayora (4): bien defendiendo. Tito (5): Nunca le encontró la vuelta al partido.

_______________________

Lo destacado

Los extranjeros de Olimpia, Paul Harrison y Cameron Forte, cumplieron su rol a la perfección. Ambos se encagaron de anotar, rebotear y sacar faltas. Hernando Cáceres dijo “adiós” en el tercer cuarto y Bryan Davis nunca entró en juego. 51 de los 85 puntos vinieron desde los foráneos Olimpista y la parcialidad de la Máquina Blanca los despidió con una ovación tras la faena cumplida. Cada vez se entienden mejor.

Lo distinto

Así terminó el ojo del bola German Silvarrey tras recibir un codazo de Brian Davis en el primer cuarto. A pesar del duro golpe, el capitán jugó gran parte del partido y culminó su actuación con 6 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias. Valentía y muestra de caracter del Bola.