De atrás y en el alargue ganaron los lobos de Bruno Fitipaldo para comenzar el año de la mejor manera.

Sidigas Avellino tenía una visita de riesgo al PalaSerradimigni donde Banco di Sardegna Sassari hace las veces de local. Y el partido no defraudó.

La paridad se mantuvo durante todo el primer tiempo donde el equipo de Fiti llevaba la delantera pero no lograba sacar mayores diferencias. Avellino se llevó los dos primeros parciales para llegar al descanso largo arriba 45-41.

Pero en el tercer cuarto cambió el viento. El conjunto local tuvo un arranque de 17 a 8 en siete minutos para irse al frente por cinco (58-53). En el final de ese chico Fitipaldo puso cuatro puntos al hilo para arrimar a su equipo que perdía por diez y hacer que la desventaja fuera solo de 68 a 61 para entrar al último.

En el periodo final el Avellino dominó las acciones para mandar el partido al alargue en 84 producto de un 23 a 16 en diez minutos de juego. Claramente los de Sacripanti llegaban mejor al suplementario y se terminaron imponiendo 95 a 88 para que el punto fuera visitante.

Bruno Fitipaldo redondeó una muy buena actuación viniendo desde la banca con 18 puntos en 22 minutos disputados.