Esta edición de la Liga Uruguaya tendrá el retorno del Draft, permitiendo a los equipos sumar una ficha de cara a playoff. Basquet Total conversó con el Dr. Esc. Joaquín Viera da Cunha, Secretario de la Liga Uruguaya, para aclarar las principales reglas del mismo.

 

Jugadores elegibles

Los jugadores elegibles son todos aquellos que hayan disputado esta edición de la LUB en cualquiera de los equipos que queden eliminados, tanto los descendidos como aquellos que jueguen la Permanencia y tras esto terminen su actividad. Esto incluye a aquellos que hayan llegado a la institución como ficha de recambio.

Si bien el interés habitualmente se centra en las fichas mayores, reglamentariamente pueden inscribirse tanto los Sub 25 como los Sub 23. Es importante aclarar que no podrán participar jugadores provenientes del exterior, DTA o Ligas del interior.

En el caso de los jugadores nacionalizados, la reglamentación no es clara sobre su posible participación. En caso de hacerlo, obviamente el equipo que lo elija deberá tener el cupo de nacionalizado disponible.

Vale aclarar que si un jugador se encontrara suspendido al momento del Draft podrá participar del mismo, pero deberá cumplir su pena durante los playoff con el equipo que lo convocó.

Orden de elección

El procedimiento aprobado por el Consejo de Liga (en votación dividida) estableció que sea a través de un sorteo calificado. Esto quiere decir que se colocarán ocho bolillas numeradas del 1 al 8 en un bombo, y cada club retirará una. El orden en que los delegados pasaran a sacar los números será conforme a la tabla de clasificación.

Dicho de otro modo, el equipo que termine primero en la Liguilla será quien comience sacando la bolilla, y el número que saque será su lugar en la lista para elegir.

¿El jugador puede elegir a qué club ir?

No. El procedimiento de elección consiste en que cada club seleccionará a un jugador, debiendo mantener la remuneración que percibía en el club en que quedó eliminado. Si por el motivo que sea el jugador elegido decide no jugar en ese club quedará fuera del Draft, no pudiendo ser electo por ningún otro club.

La información sobre el contrato de los jugadores inscriptos al Draft será proporcionada por el club de origen antes de realizarse el mismo.

Esto hace que no haya disputa económica y que los clubes más “poderosos” no puedan llevarse al jugador que deseen pagando más, sino que dependerán de la suerte que tengan en el sorteo o de que el jugador de su interés no sea llamado por un equipo al que le toque elegir antes.