Nicolás “Cocochito” Álvarez llegó este año a Lagomar para volver a estar junto a su hermano Javier y si bien costó, logro el ascenso a El Metro que viene. En medios de los festejos, Basquet Total fue en busca de la palabra del oriundo de 25 de Agosto.

“Estábamos esperando esto, hicimos un campeonato bárbaro y habíamos perdido con Olivol Mundial lo que es el título. Vinimos acá contra un equipo que quizás nadie daba nada por él pero que le ganó a Plaza en Nueva Helvecia y a nosotros acá nos complicó. Si bien ascendimos y es merecido hay que reconocer que Capurro jugó muy bien”, comenzó diciendo Álvarez.

El alero analizó el torneo “Capurro fue un digno rival e hizo un gran torneo, creo que en general fue una DTA de enorme nivel. Si bien se nos hizo largo el camino, todos decían que Lagomar se cagaba pero quedo demostrado que no, ascendimos ahora al Metro y vamos a ver qué pasa”.

Hacía tiempo Lagomar luchaba por un ascenso que le era esquivo hasta que se dio en este 2017: “Este grupo es fantástico al igual que la gente del club que te trata re bien, eso forma gran parte de este ascenso. Tener un buen grupo humano para entrenar hace que sea lindo el trabajo, se genera un equipo bien unido que permite lograr cosas importantes como esta”.

Nuevamente un club del interior vuelve a competir en segunda división: “Esta institución es hermosa, está muy bien y hace las cosas de gran manera. Estoy muy contento acá, es como una familia y ya es como que soy hincha, te hacen sentir parte y estoy muy contento con lo que se logró”.

Para la temporada 2018 están los sentimientos encontrados en Álvarez puesto que 25 de Agosto y Lagomar compartirán divisional: “El año que viene va a estar difícil porque están los sentimientos encontrados pero ahora hay que disfrutar del ascenso y después ver qué es lo que pasará”.