La LBM culminó una nueva temporada con tres entregas de trofeos en los últimos tres días.

Divisional A

Paketenaikos barrió la serie al derrotar a Bulldog por 79-68 en un partido con todos los condimentos. Los Paketes supieron remontar una diferencia de 16 puntos que se produjo promediando el tercer cuarto, en base a una buena defensa que les permitió puntos de corrida de cancha. En los últimos 10 minutos, Verrone y Pablo García brillaron en el juego interno para empezar a estirar diferencias, y eso, sumando a los buenos porcentajes desde el perímetro, que no se habían dado en la primera mitad, cerraron el juego a favor de los dirigidos por Victoria Pereyra.

De esta forma, los vencedores se convirtieron en el único equipo en repetir un título de la divisional A en la LBM, siendo también los únicos capaces de vencer a Bulldog en dos ocasiones en toda la historia de la liga. Fernando Verrone, fue distinguido como MVP de la divisional.

Divisional B

El partido que cerró la temporada, terminó consagrando campeón a El Beto, que derrotó a River Pouey en aplastantes cifras de 79-50. Los dirigidos por Castello, en base a una defensa asfixiante, presionando en toda la cancha a su rival y a un Kevin Schenk imparable, supieron abrir hasta 17 de renta en los primeros diez minutos. Cuando Schenk estuvo en el banco, los del litoral supieron achicar a 9, pero tras su regreso al rectángulo, la diferencia se disparó hasta 30 puntos. Prácticamente sobraron los diez minutos finales, festejó El Beto su segundo título en el año, cuando en la primera mitad de este, se había quedado con la copa como campeón de la “C”. El premio al MVP de la temporada fue para Schenk.

Divisional C

Palermo State se tomó revancha de la final de la “D”, que había perdido en la primera mitad del año con Dardorland y esta vez lo venció por 68-59, en un partido cambiante, caliente y parejo, que se liquidó recién en el último chico. Los dirigidos por De Ávila contaron con Bruno Álvarez una vez más como líder en el goleo y Carril asumió en los momentos calientes para revertir el score. En un partido picado, por la rivalidad de barrio que existe entre ambos, quien estuvo sereno y preciso en el momento de pulsaciones altas, fue Larre Borges, de enorme cierre para liquidar las acciones, teniendo un triple prácticamente decisivo y siendo preciso a la hora de los libres. El Sopa Álvarez fue galardonado como el MVP.

Estos tres equipos campeones, junto a Cleveland, jugarán la copa de campeones, que tendrá lugar en marzo del próximo año, que servirá como pique inicial para la quinta temporada de la LBM

Torneo de triples

Se disputó también la segunda edición del torneo de triples, en donde Marcio Matoso, de Domingo Savio, se consagró campeón, venciendo en la final a Christian y Juan Modernell. Ocho anotaciones le bastaron, para adjudicarse con esta competición, que el año pasado había estado en manos de Rodrigo Riera.