El “Tato” Osvaldo Martínez fue una de las figuras que tuvo Defensores de Maroñas en la consagración del título de +40. El ayuda base de dilatada trayectoria en el básquetbol continúa despuntando el vicio en los veteranos.

Hombre que supo defender las camisetas de Malvín, Urunday Universitario, Defensor Sporting, Welcome, Nacional, Plaza Nueva Helvecia, Sayago, Bohemios, Montevideo, Verdirrojo, Larrrañaga y Atenas además de jugar en Italia donde lo hizo en el Lippa Basket Fondi, Inizzardi Sabaudia y el Monte de Procida, continúa vinculado al deporte naranja en el elenco de la calle Belloni con el que se consagró campeón en +40 y Básquet Total fue a buscar su testimonio.

“Siempre definimos con el mismo rival los campeonatos, nos sacamos esa espina que teníamos de haber caído en la final pasada. Estamos contentos de haber podido corregir errores y llevarnos este triunfo en base a la defensa y las individualidades”, comenzó diciendo el ayuda.

Defensores de Maroñas tuvo una noche soñada, “Son noches, a veces entran todas y otras no. Yo particularmente tuve una noche inspirada en +35 pero hoy no, de todas maneras aparecieron otros compañeros como Álvaro (Ramírez) que jugó lesionado y estamos muy contentos ya que hace seis años se formó este grupo espectacular que siempre tiene asados y es divino en todo sentido”.

Justamente el compartir con amigos es algo destacado, “Llegue hace 6 años a este club y este año pudimos poner el piso flotante, un trabajo colectivo junto a la institución que siempre es bueno y a su vez nos permite jugar con amigos, algo sensacional”.

El club viene trabajando bien y varios botijas de las formativas juegan en el plantel principal de Romis quien oficia de local en Defensores, a su vez los veteranos son un punto fuerte del lugar, “Varios jugadores de formativas participan del plantel de Romis en primera para foguearse y tienen una motivación importante al igual que al vernos entrenar a nosotros, que somos jugadores retirados y eso es otra gran motivación ya que somos 10 o 12 en las prácticas que tenemos 2 veces por semana y también buscamos ayudarlos con el ejemplo, que después de haber jugado se puede seguir relacionado con el deporte”.

Para concluir comentó, “Lo que se pierde es en lo físico, la mano sigue estando bien porque uno entrena para eso pero a pesar de todo, jugar con amigos y hacer lo que a uno le gusta no tiene precio”.