Nicolás Catalá habló con Basquet Total del sorprendente triunfo de Trouville sobre Defensor por como se dio el trámite.

Con gran sonrisa, comenzó hablando de lo que significa para el plantel este triunfo: ”El envión anímico que nos da esto es increíble, creo que ni el más optimista pensaba que podíamos ganar este partido, lo ganamos a corazón, queríamos ganarlo y pudimos hacerlo”.

Catalá intentó explicar que pasó en los últimos cinco minutos: ”Dejamos todo, teníamos que ensuciar el partido de alguna forma, empezamos a robar pelotas, morder y por suerte nos funcionó”.

El alero puso ocho puntos fundamentales y se debatió en la pintura ante la baja de Cáceres y la salida de Newsome por faltas: ”Venía de errar todo lo que había tirado de afuera, por suerte el más importante entró. Jugar de tres y de cuatro no es lo mismo. Cuesta con la diferencia de kilos que hay, pero dejando todo, con garra y corazón pude suplantar un poco eso”.

Habló del debut del nuevo extranjero: ”Lo vi bien, aplicado, tiene buenos movimientos y es solidario con los compañeros, pasa la pelota bastante bien”.

Trouville encara el clausura con el objetivo de meterse entre los ocho: “Mejor arranque imposible, si podemos jugar todos los partidos con esta garra y este corazón va a ser buenísimo”.