Es prácticamente un hecho que Argentina y Uruguay serán anfitriones del Mundial 2027. Es una oportunidad de hacer una revolución y desarrollar el básquetbol en Uruguay, tanto a nivel formativo como profesional, pero también en cuanto a infraestructura y expansión social.

Diez años es mucho tiempo pero también es casi nada. El legado de este Mundial tiene que perdurar durante varias décadas y, en lo posible, en un cambio permanente. Un punto de inflexión en la historia de la naranja en este pequeño gran país.

A nivel formativo, las cartas ya están sobre la mesa. Las escuelas y el interior son los dos principales focos para agrandar la base de la pirámide, que cada vez más niños jueguen al básquet. Los lineamientos de trabajo y estilo de juego, en los que es necesario profundizar muchísimo, son claves que harán que esos niños crezcan como personas y como jugadores estén en el club que estén.

En lo profesional, más y mejor competencia. La Liga Uruguaya debe ser un lugar donde los jugadores puedan desarrollarse. El Metro de forma simultánea y durante más tiempo hará que más jugadores compitan profesionalmente. Y claro, un verdadero Torneo Sub 23.

La infraestructura debe mejorar y entre FUBB, gobierno nacional y los clubes se deberá buscar la manera de invertir en esto. Mejores canchas, mejores vestuarios, salas de pesas y materiales para entrenar. Exigencia, apoyo y control son necesarios para dar un salto en uno de nuestros puntos más débiles.

Para terminar, lo más importante… lo social. El básquetbol debe cruzar la frontera de su ambiente para llegar a más gente. Que la Selección llene el Antel Arena, que en los ómnibus se hable de básquetbol, que más niños anden por ahí con remeras de sus ídolos. Tendremos dos ciclos previos en los que es fundamental lograr esta adhesión.

Argentina ha dado un salto en estos sentidos, y seguirá recorriendo un camino de crecimiento. De la misma mano que coorganizaremos el Mundial, podemos nutrirnos de su experiencia y capitalizar esta unión.

Si logramos parte de todo esto, el Mundial 2027 será un éxito.