Lagomar aseguró quedar a un triunfo ante Olivol Mundial del título tras vencer a Paysandú en un duro partido. Fabián Cabrera fue una de las figuras viniendo desde el banco cuando el resultado era adverso y luego de romperla, dialogó con Básquet Total.

Comenzó hablando de lo importante del triunfo: “Teníamos que ganar hoy para depender solamente del último partido con Olivol. Si bien queremos ganar y terminar invictos, ya sabemos que aunque perdamos el próximo partido da igual porque ganando el último partido somos campeones o perdiendo tenemos que ir al play-off”.

Cabrera entró desde el banco y por su buen rendimiento se ganó varios minutos en cancha: “Hoy levanté el nivel, agarré un poquito más de confianza, que pasa cuando entra la primera o segunda bola. Por suerte se pudo dar un mejor rendimiento que lo que venía teniendo anteriormente y así fue como jugué más minutos”.

Es de los jugadores que viene luchando por el ascenso con Lagomar desde su vuelta a la DTA y respecto a esto dijo: “Tenemos una espina bárbara. Hace tres años seguidos que venimos perdiendo en semifinales, un año perdimos la final, estuvimos a 30 segundos y creemos que este es el año. Hemos ganado 17 partidos seguidos pero igualmente no tenemos el titulo asegurado porque Olivol viene muy bien, perdió solamente con nosotros. Sería una injusticia que no se nos de este año. Pero creemos que tiene que ser este”.

Además de defender al equipo adentro del rectángulo, dirige formativas en el club, que han dado jugadores con buenos minutos en el plantel de primera: “Sin duda que estos pibes me dejan muy bien parado. Cada vez que entran a la cancha rinden al máximo, nunca juegan mal, realmente siempre dan minutos de calidad. Por suerte me dejan bien parado”.

A su vez, comentó como es la sensación de compartir cancha con sus dirigidos: “Me ha tocado todo el año por suerte. Es lindo porque más allá de lo que uno pueda rendir en ese momento, siempre uno quiere ayudarlos a ellos, darles juego, hablarles, darles una mano adentro de la cancha, así como cuando uno se la da de afuera cuando juegan en su categoría. Está muy bueno también poder compartir plantel y ayudarlos en su crecimiento adentro de la cancha”.

Por último, contó cual es la diferencia entre Cabrera entrenador y jugador a la hora de hablar con sus dirigidos: “Cabrera entrenador es un poco más estricto que Cabrera jugador. Creo que jugando con ellos, soy un poco más paciente, más pensante, les doy un poco más de orden. De repente dirigiendo les exijo un poco más por su juego en su categoría, que tienen una ventaja grande con respecto al resto. Esa es la diferencia”.