Lagomar venció a Paysandú 98-78 en un partido duro que lo liquidó en el último cuarto. Con este resultado, si el verde le gana a Olivol Mundial dentro de dos fechas, conseguirá el campeonato y el ansiado ascenso.

Muy buen marco de público en la Costa de Oro, muchas banderas como habitualmente pasa del lado del Paysa, para un partido que en la previa era complicado para los montevideanos que no pudieron contar con Andrés Blazina en el banco por suspensión. Quien dirigió al equipo fue Gonzalo Rama que vestido como jugador hizo el rol de DT desde la banca.

Los de la calle Emilio Raña iniciaron bien con una fuerte defensa que les permitió estar arriba los primeros tres minutos a pesar de no ser una maravilla en ataque, ilusionando a su gente que alentó al equipo. Pero el local con penetraciones de García, Larrea y Nicolás Álvarez empezó a dañar la pintura para empezar a dar vuelta el partido. De Las Nieves abajo y un buen ingreso de Parreño, le permitieron a la visita irse al primer descanso arriba por 23-22.

Cardozo empezó a pesar en la pintura para revertir las acciones en el arranque del segundo chico. Pero Paysandú con triples en manos de Blazina y Curbelo, sueltos y de frente al aro, volvieron a nivelar el partido. Cabrera respondió y un triple posterior de García forzó el tiempo pedido por Rama desde adentro del rectángulo. Cocochito empezó a hacer las cosas fáciles adentro para anotar. El Paysa se malhumoró porque le costó marcar abajo y se llevó una técnica tras una falta que le pitaron abajo. Libres de Elhordoy y otro triple de Cabrera abrieron renta de 8 (51-43). Problemas en el reloj hicieron el partido más conversado que jugado, se acható y un solitario doble de Crócano en el minuto final mandó el partido 51-45 al descanso largo.

En un buen momento ofensivo de la visita, el verde mantuvo las diferencias con triples. Pero Paysandú encontró agua en el desierto en una ofensiva en la que Rama aprovechó poniendo tres libres tras una falta y una técnica a Cardozo. Luego del saque un triple de Nicolás Pereira achicó a 3 la diferencia (64-61). Pero Lagomar volvió a hacer negocio adentro. Cardozo hizo la diferencia y eso sumado a un doble de Carvidón en la hora dejó las cosas 74-63 al término del tercer cuarto.

La diferencia la supo administrar bien el equipo del balneario en el último período. Rodrigo siguió imparable adentro, Fabián Cabrera con la mano en llamas también anotó, y atrás, una defensa en zona 2-3 complicó a los dirigidos esa noche por Rama. De esta forma, los de Sande siguieron aumentando y hubo minutos finales para los pibes que lograron casi un score centenario.

Los goleadores fueron Nicolás Álvarez y Fabián Cabrera con 22, seguidos de Nicolás García con 20. En la visita, Crócano fue el más anotador con 13.