En el día de ayer se informó que Turquía dejó de ser candidato para agasajar el Mundial 2023 y hace unas horas se conoció que Rusia también declinó esa chance.

Lo que en principio se veía como un sueño, se convierte cada vez más en una posibilidad certera. Con la baja de estos dos países quedan únicamente dos sedes para albergar la cita mundialista. A partir de este momento, Uruguay y Argentina compiten contra Japón, Filipinas e Indonesia para llevar el certamen internacional a su territorio.

Desde hace un buen tiempo, diferentes delegaciones de FIBA estuvieron en nuestro territorio y en el país vecino, viendo las instalaciones y analizando la posibilidad de que se dispute el evento en el continente Sudamericano.

Cabe destacar que Argentina ya ha organizado varios certámenes continentales y que tiene una prueba importante el próximo año, tras ser designado como sede para organizar el Mundial juvenil. Se define el 9 de diciembre.