Capurro derrotó 81-65 a Plaza en Nueva Helvecia y sigue esperando un traspié de los de arriba para mezclarse a pelear el título.

Lindo sábado en la ciudad helvética, un gimnasio con buen marco de público. De movida la visita comenzó mejor, con algún triple de Gómez y penetraciones de Alonso, más el buen orden y aporte goleador que le daba Dacal al equipo, sacó ocho el rojinegro ante un elenco local que solo tenía efectividad en manos de Villafán. Un par de bombas de Loureiro acercaron a Plaza que se fue cinco abajo, 19-14.

Nicolás Gentini tuvo un buen ingreso en los de Manicera, se sumó a Alonso y Gómez de regular goleo. Seguía insistiendo Villafán en el local y timidamente arrimaba puntos Carabajal con tiros a distancia. Con Jones encendido llegó a sacar hasta 13 la visita pero un buen cierre de Berhau le permitió al celeste terminar 39-30 abajo.

Carabajal quiso seguir la reacción plazera al inicio del complemento, se sumaron Berhau y Loureiro, con doble y foul del Talla pasó el dueño de casa 44-43 que llegó a sacar hasta cinco. El local sufrió la ausencia de Matías Lado, suspendido, a la hora de manejar bien los tiempos y jugar con orden ofensivo. En momento clave para seguir de largo Gentini se puso el equipo al hombro, acompañaron Alonso y Book que tuvo su mejor pasaje en la noche, además dio una mano bárbara el pibe Castro. Capurro fue un aluvión y en un abrir y cerrar de ojos pasó de perder por cinco a ganar por 13 de cara al último, 65-52.

En el período final, con Alonso y Gentini a altísimo nivel rápidamente sacó 21 y cerró la historia. Al partido le sobraron casi seis minutos, lo que sorprendió por el buen trabajo que había realizado Plaza, pero se apagó rápido y nunca encontró la reacción para recomponerse.