El entrenador de Aguada, Fernando Cabrera, conversó con Basquet Total luego del vibrante triunfo de Aguada sobre Hebraica y Macabi y se expresó acerca de la sanción al equipo con la quita de puntos.

El Hechicero comenzó analizando el triunfo, el cual fue remando un trámite muy adverso: “A partir de la defensa todo se genera más fácil. Jugamos el último cuarto con la intensidad y la actitud que teníamos que tener desde el arranque. Lo que tenemos que aprender, es que no todos los partidos se pueden ganar dando este tipo de ventajas en el comienzo, la suerte nos ha acompañado hoy, con Pinheiros en su momento, pero también esto te lleva a un cansancio extra que con la seguidilla de partidos te pasa factura”.

Además del aspecto defensivo, argumentó lo siguiente: “Hubo más circulación de balón y a partir de la buena defensa transportamos la pelota más libre en ataque, llegamos jugando, lastimamos dónde había que lastimar, empezaron a entrar bolas que no entraban en el primer tiempo, y por ende creo que fuimos inteligentes a la hora de cerrar un partido que fue muy apretado hasta el cierre”.

Habló de la sanción a la institución: “Por más que todo queramos mantener el foco en lo deportivo, la noticia esa la noche anterior al partido con Welcome nos pegó muy duro. Creemos que es injusto, porque nos perjudica en nuestro trabajo, atrás nuestro hay familias y un montón de cosas que nos afectan”.

“La gente del club está luchando a calzón quitado contra la violencia y soy testigo de eso, de cómo está trabajando Aguada. Por 20 personas, que, en camino al Palacio, no respetan las normas y generan disturbios, no puede pagar el club ni el equipo. Sino en definitiva que hay que hacer, que los dirigentes vayan a buscar a cada hincha a la casa y acompañarlo, para algo está la policía, para los problemas en la vía pública”, continuó el DT aguatero.

Para cerrar, dedicó el punto a quienes él entiende que lo tienen ganado: “Por todo esto, le dedicamos este triunfo, primero al “Papa”, que fue operado de tibia y peroné, para el grupo, pero principalmente para los dirigentes, porque soy consciente que hicieron un sacrificio bárbaro para mantener el equipo y porque sé que están dando dura batalla contra los pocos violentos que tiene este club. Porque a Aguada van 2000 personas a verlo, y los que hicieron mal, de repente fueron 20. La hinchada nuestra es de gente de bien”.