Olimpia hizo historia metiéndose entre los ocho mejores, nueve años después que lo consiguiera un equipo paraguayo por última vez, tras derrotar a Deportivo Calero 91-73.

La primera fase de la Liga Sudamericana llegó a su fin con el último clasificado a los cuadrangulares semifinales. La victoria de Regatas de Lima 87-69 ante Portoviejo a primera hora, obligaba a los locales a ganar por 15 o más si querían avanzar en la competición internacional.

Los de Potosí hicieron un gran primer tiempo, llegando a sacar hasta 11 de ventaja (43-32) en siete minutos del segundo cuarto, de la mano de su mejor figura en el torneo, Munks. Los papeles cambiaron rotundamente en el segundo tiempo. Con un resultado al descanso largo de 48-40, Olimpia abrió los segundos 20 minutos con un 12-2 para pasar al frente y a partir de ahí nunca perdió el liderazgo. El equipo boliviano que había anotado 24 puntos por cuarto en la primera parte, fue reducido a 25 en toda la segunda y nunca pudo ponerse cerca del objetivo en este lapso.

Martínez volvió a ser figura con 19 puntos y 8 asistencias, bien secundado por McCullough con 18. Por su parte, Rashaun Freeman tras cerrar dos juegos sin puntos, anotó 11 y bajó 6 rebotes. En Deportivo Calero, Munks volvió a ser el destacado con 25 tantos.

Olimpia festejó en Bolivia, y se metió entre los ocho mejores, objetivo que no conseguía un paraguayo desde el 2008, cuando Sol de América cayó en cuartos de final ante Flamengo. En ese año los guaraníes vencieron a Malvín en fase de grupos eliminándolo y le evitaron a Trouville la posibilidad de ser mejor tercero, dejándolo también al margen de la competencia.