Rodrigo Carvidón fue uno de los jugadores importantes en la victoria de Lagomar sobre Reducto a domicilio. El interno que defiende al verde la costa dialogó con Básquet Total luego del encuentro.

A pesar del score final que refleja el tanteador, el local nunca le permitió al equipo visitante dar el quiebre final para liquidar el partido en el comienzo del mismo: “La verdad es que sabíamos que veníamos un partido que no se nos iba a ser fácil, es una cancha difícil, ellos tienen un buen equipo aunque el comienzo no haya sido el mejor porque le han tocado los rivales más complicados y por eso no se marca en los resultados de la tabla. Pero por suerte sacamos una ventaja tempranera que luego supimos manejarla”.

Con esta victoria Lagomar sumó su séptima victoria en igualdad de presentaciones, un acontecimiento que da para ilusionarse: “Nos preparamos para llegar lo más arriba posible. No vamos a tener encuentros fáciles, estamos yendo partido a partido y el sábado tenemos uno muy duro (ante Olivol Mundial). Esperamos seguir con esta racha de victorias”.

En lo que va del certamen el Lago nunca ha demostrado un cambio en la filosofía de su juego. Uno de los grandes culpables es el director técnico Gustavo Sande: “El DT nos pide intensidad defensiva para poder agarrar la pelota y salir corriendo. Creo que cuando rotamos el plantel la intensidad sigue. Es una buena señal, los resultados siguen siendo positivos”.

En los últimos diez minutos el verde presentó un quinteto conformado por los protagonistas con menos apariciones pero de todas formas el nivel colectivo se mantuvo durante el transcurso del mismo: “Tenemos un plantel largo y bueno. La aparición de los jóvenes permite la dosificación de los minutos de los que juegan más. Esta cancha es dura, te desgasta mucho más y estuvieron a la altura. A lo largo de los partidos han demostrado que pueden jugar y no se nota la diferencia con los cinco que iniciamos”.

Rodrigo sabe que el comienzo es alentador para cumplir los objetivos planteados vienen en el camino correcto pero Lagomar trabaja con los pies sobre la tierra: “La idea siempre fue subir, nos armamos para eso y por lo que se vio hasta hora creo que venimos jugando bien, pero lo más difícil está por venir y lo tenemos que encarar de igual manera”.