Yale consiguió su segundo triunfo consecutivo al derrotar 95-77 a San Telmo Rápido Sport en un encuentro en el que fue ampliamente superior. Tres jugadores de los de Jacinto Vera terminaron con más de 20 puntos en una gran labor colectiva.

El equipo de Yale tuvo las ausencias de Federico Master y Santiago Burgueño, el quinteto inicial fue con: Juan Trombotti, Andrés Rodríguez, Agustín Martínez, Luis de Leon y Matías Guerra. Por su parte el equipo dirigido por Fernando Abate alineó a Pablo Peralta, Agustín Acosta, Federico Álvarez, Josuel Nieves y Claudio López. 

Desde el arranque mismo el partido se mostró desbalanceado. Agustín Martínez y Matías Guerra se hacían sentir en la pintura y Andrés Rodríguez castigaba desde los 6,75 para arrancar 7-0. Recién a los 2:15 aparecieron los primeros puntos de San Telmo Rápido Sport de la mano de Josuel Nieves. Promediando el cuarto los de Abate apretaron la defensa en primera línea, robaron varias pelotas de la mano de Federico Álvarez y corriendo la cancha se llegaron a poner a uno (10-9). Pero otro parcial de Yale, esta vez 8-0 de la mano de Guerra y Luís de León le daba tranquilidad una vez más al local, que se fue al descanso 22-13 arriba. 

En el segundo cuarto fue donde se construyó la victoria de los de Jacinto Vera. Fernando Abate rotó en exceso el plantel buscando respuestas en el banco, que nunca aparecieron. La pintura a esta altura era un dolor de cabeza para San Telmo, Guerra y Martínez se hicieron un festival. Por su parte del otro lado el único que sacaba la cabeza por el equipo era Agustín Acosta, quien anotó 7 de los 11 puntos de su cuadro en el parcial. Tras un aplastante 28-11, Yale se fue al descanso largo 50-24 arriba.

Por lo dicho anteriormente llamó la atención la ausencia del base oriundo de Cordón al comienzo de la segunda mitad y más aún el hecho de que no viera minutos en este periodo. De todas formas San Telmo comenzó muy intenso desde la energía que contagió Santiago Larrea desde la banca a los puntos conseguidos por Claudio López. Un parcial de 6-0 llamaba a una posible reacción que nunca llegó a concretarse. El fusionado no aprovechó su momento y el nerviosismo que se generó en su rival, que abusó del tiro exterior, tanto que en el algún momento se abrió el aro, aparecieron los triples de Rodríguez y Yale se volvió a acomodar. De esta forma la ventaja se mantenía y se fueron al último descanso 70-44.

El último cuarto será seguramente con lo que se quedó Fernando Abate. Mucha intensidad defensiva, una gran participación de Andrés Guillen, a quien se le abrió el aro y consiguió sus 14 puntos en los últimos 10 minutos de partido. Estos fueron los elementos que hicieron que San Telmo se arrimara en el marcador. Pero una vez más la clave fue la pintura y cuando las cosas parecían complicarse de a poco nuevamente Martínez y Guerra fueron fundamentales para volver el partido a su rumbo. El parcial del periodo fue para la visita por 33-25 consiguiendo más puntos que los que había logrado en la primera mitad. Pero no fue suficiente, la victoria se la llevó Yale por 95-77.

En el goleo destacaron varios en Yale, ya que fue bastante repartido, tres jugadores superaron los 20 puntos: Andrés Rodríguez y Agustín Martínez terminaron con 22 y Matías Guerra con 21. Al tiempo que Luís de León culminó con 15. En el perdedor el goleador fue Agustín Acosta con 17.