Con triunfos de Cavaliers y Rockets comenzó anoche una nueva temporada de la NBA. La mala noticia de la jornada fue la grave lesión de Gordon Hayward, que deberá estar un tiempo prolongado fuera de las canchas.

En el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland se veían las caras Cavs y Celtics, en lo que significaba la apertura de la temporada 2017/18 de la NBA y el primer partido de Kyrie Irving enfrentando a su ex equipo. Todo era alegría y diversión, hasta que promediando el primer periodo, en una jugada muy desafortunada, Gordon Hayward cayó con todo el peso del cuerpo sobre su pierna izquierda, lo que le provocó una fractura de tobillo. El ex alero de los Jazz, que hacía su debut oficial con el conjunto de Massachusetts, dejó paralizados tanto a compañeros como a rivales, que consternados observaban como su colega era retirado en camilla y con una clara muestra de dolor en su rostro.

En lo que se refiere a lo estrictamente deportivo, el juego presentó una primera mitad netamente favorable al conjunto locatario, que con un gran aporte ofensivo de LeBron James y Kevin Love, consiguieron abrir rápidamente una ventaja superior al doble dígito. En el tercer periodo se produjo la reacción de los dirigidos por Brad Stevens, que de la mano de un desequilibrante Jaylen Brown, lograron poner un parcial de 33-18, que les permitía pasar al frente en el marcador. En el último cuarto se sacaron chispas, llegando al final tanto a tanto. Un triple de Love a falta de 46 segundos, terminó de inclinar la balanza a favor de los Cavaliers, que se llevaron el triunfo en cifras de 102 a 99.

En el ganador se destacó la soberbia actuación de LeBron James, que aportó 29 puntos, 16 rebotes y 9 asistencias, seguido por Kevin Love con 15 tantos y 11 rebotes. Por el lado del perdedor, Jaylen Brown culminó como máximo goleador con 25 unidades.

En el otro partido de la noche se enfrentaron Warriors y Rockets, los dos equipos que parten como grandes candidatos a llegar a la final de la Conferencia Oeste. El trámite del juego favoreció durante gran parte de su desarrollo a los actuales campeones de la NBA, que llegaron a gozar de una máxima de 16 unidades (95-79) sobre el cierre del tercer cuarto. No obstante, en el último periodo, los de Texas tiraron toda la carne en el asador y con un exuberante James Harden, pudieron equilibrar las acciones. Con libres de P.J. Tucker restando pocos segundos, la visita pasaba al frente por un punto. Golden State tuvo la última bola para ganar el encuentro en las manos de Kevin Durant. El lanzamiento de “KD” sobre la bocina terminó entrando, lo que desató la locura en el Oracle Arena. Sin embargo, los jueces revisaron la repetición y en la misma se pudo apreciar que cuando el tiempo había expirado, el alero aún tenía la pelota en su poder. Por lo tanto, los Rockets se quedaron con la victoria por 122 a 121, demostrando que están capacitados para dar pelea al campeón.

En los de Mike D’Antoni sobresalió la figura de James Harden, que aportó 27 puntos, 6 rebotes y 10 asistencias, bien acompañado por Eric Gordon, que desde el banco de suplentes encestó 24 unidades. En los de Steve Kerr, Nick Young convirtió 23 tantos en 26 minutos.

En la jornada del miércoles se disputarán once partidos:

Detroit Pistons Vs Charlotte Hornets

Indiana Pacers Vs Brooklyn Nets

Orlando Magic Vs Miami Heat

Washington Wizards Vs Philadelphia 76 ers

Boston Celtics Vs Milwaukee Bucks

Memphis Grizzlies Vs New Orleans Pelicans

Dallas Mavericks Vs Atlanta Hawks

Utah Jazz Vs Denver Nuggets

San Antonio Spurs Vs Minnesota Timberwolves

Phoenix Suns Vs Portland Trail Blazers

Sacramento Kings Vs Houston Rockets