Malvín alzó una nueva copa en femenino y Básquet Total consiguió la palabra de una de las experientes del plantel, Sabina Bello, que fue fundamental en el partido decisivo y a lo largo de la temporada.

Comenzó dando una reflexión acerca de esta nueva conquista por parte del equipo: “Durante todos estos años hemos tratado siempre de buscar una motivación extra, de buscar nuevos objetivos y es una manera de seguir creciendo. Por suerte desde el año pasado la competencia mejoró notoriamente y empezamos a disfrutar muchísimo más, no solo las finales, sino todo el campeonato en sí”.

Los nuevos equipos le dan una competitividad mayor al certamen y esto le da otro sabor: “Lo disfrutamos por muchísimos motivos. Primero porque son partidos muy emocionantes, muy motivantes, nos dan ganas de seguir creciendo, ganas de seguir mejorando, ganas de entrenar. Por otro lado, que tanta gente se haya copado así, que tanta gente disfrute del espectáculo, eso también es un plus. Yo es la primera vez que juego una final con tanta gente y una final televisada y sin duda que la alegría y el disfrute es muchísimo mayor”.

Las playeras sufrieron entre el final del segundo cuarto y el arranque del tercero un parcial de 18-0 que las llevó a estar abajo en un partido que parecía controlado. Sin embargo las dirigidas por Serdio reaccionaron a tiempo: “Es un juego de rachas, sabíamos que ellas no se iban a entregar. Nos desconcentramos en defensa y nos desesperamos un poco en ataque. Pero sabíamos que simplemente se trataba de tranquilizarnos y volver al juego que veníamos haciendo durante el primer y segundo cuarto”.

En un equipo que le dio mucha rotación a las U18, Agustina Aceredo terminó siendo fundamental, colocando puntos en momentos importantes y siendo la goleadora del equipo en la fina: “Para mí es una emoción muy grande, porque la vi crecer, se formó en el club y sabíamos que podía dar muchísimo, pero con esto de hoy no tengo palabras. Cada gol, cada triple, fue una emoción gigante. No solo Agustina, sino el resto de las jugadoras U18, Ailen Sosa, Emilia (Larre Borges) y esto es una señal de que seguimos creciendo, que hay muchas jugadoras por venir y que hay futuro por delante”. A su vez agregó respecto al apoyo constante que le dieron dentro del rectángulo las mayores: “Así como lo siento yo lo sentimos todas así. Es muy emocionante el poder sumarlas a ellas, tienen un camino gigante. Las vimos crecer, son jugadoras del club y que puedan ya hoy con 16 años estar dando lo que dan es emocionante y muy gratificante para nosotras por todo el sacrificio que hacemos”.

Sabina, como entrenadora del equipo U18, contó como la ve ella cuando la dirige “Ella es una tiradora, tiene muchísima puntería y sabe que tiene la confianza de que si le quedan los tiros los tiene que tomar. Por suerte hoy entró encendida, metió la primera bola y yo creo que eso la ayudó muchísimo para seguir con confianza y hacer su juego. Tiene muchísimo para sumar y creo que hoy lo demostró”.

Por último se refirió a la muy buena imagen que dejaron ambos equipos, que deja atrás lo demostrado en la primera final: “Por suerte pudimos tener una revancha ambos equipos. La gente que más o menos sigue el básquetbol femenino sabe que el nivel que mostramos en el primer partido no era todo lo que podíamos dar. Yo creo que nos jugó en contra la ansiedad, los nervios, también el hecho de estar tanto tiempo paradas. Estábamos todas esperando ese día y nos mató la ansiedad. Sabíamos que este partido iba a ser distinto, entramos mucho más tranquilas y demostramos que hay buen nivel”.