Montevideo logró su segundo triunfo de manera consecutiva en el campeonato al imponerse a Reducto en su gimnasio de la calle Porongos por 81-64. El conjunto del Mercado fue de menos a más y tras un mal arranque supo sortear al rival y volver al camino de la victoria.

Los dirigidos por Sergio Delgado comenzaron jugando con Santiago León, Gerónimo Giménez, Juan Savariz, Maximiliano Bo y Federico “Vivora” Rodríguez. Por su parte, Reducto al mando de Fabián “Iaio” Narbais inició con Nicolás Altaleff, Felipe “Fefe” Trusich, Marcel Pierri, Hakeem Da Silva e Ignacio Pons.

El inicio fue entreverado, de posesiones cortas y muchas pérdidas, con fallas por ambos lados. El visitante estuvo mejor y tenía su principal carta ofensiva con Pons posteado en la pintura. Montevideo fue intenso en defensa y generó desde el rompimiento de Giménez y triples de Juan Savariz para volver a entrar en partido y ponerse 13-7 arriba en siete minutos de juego. Tras minuto de “Iaio”, Reducto comenzó a correr la cancha encontrando en Altaleff y Trusich los engranajes para hacerse del cuarto por 16-15.

En el segundo, un buen ingresó de Santiago Insúa más los aportes de Rodríguez y Bo en la pintura sumado al buen juego de Savariz que anotaba y corría complicaban a un Reducto que no le encontraba la vuelta al partido y solamente pudo marcar 10 puntos en ese cuarto. El elenco del Mercado apostó a la contra con el “Víbora” en la pintura, la inteligencia de Giménez y las ofensivas de Insúa y “Juani” Savariz. Los experimentados Pons y Pierri eran determinantes para el celeste, que se complicaba con faltas sobre todo con el hombre formado en Unión Atlética, Trusich que ya acumulaba tres personales, la diferencia fue de dos puntos para finalizar el cuarto, 28-26 ganaba el local.

Tras el descanso largo, los visitantes reaccionaron con triples de Bosca y Altaleff, el primero tuvo un buen ingreso en lugar de Trusich y la apuesta por la doble base dio buenos resultados porque incluso logró pasar al frente en el tanteador (45-43) a falta de tres minutos y monedas. Delgado fue a la mesa, pidió minuto y encontró la respuesta en el banco, con Mauricio Parra quien entró y puso varias bombas desde los 6,75 para ponerse nuevamente en partido. La visita arriesgaba mucho, fallaba de tres puntos y de eso se aprovechó Montevideo corriendo la cancha con Giménez y el enorme juego de Savariz, eso le permitió abrir una renta de nueve puntos para ir al último cuarto, 56-47.

En los últimos 10 minutos de juego, Montevideo logró sacar 14 (68-54) para de esa manera prácticamente sentenciar el juego a falta de poco más de cinco minutos. Varios errores árbitrales complicaron las cosas, no solo del lado de Reducto que se le cobró un técnico injustamente, sino también de Montevideo porque parecía que varias faltas no exisitían de un lado y del otro.

Con Giménez y Savariz como principales estandartes ofensivos y lo que aportaban Bo y Rodríguez en la pintura, los de la calle Porongos lograron volver al triunfo en la DTA, el segundo de manera consecutiva.

 

Por su parte, los de San Fructuoso no levantan cabeza y acumulan 5 derrotas en 5 presentaciones algo que realmente preocupa.