El base de Quilmes de Mar del Plata fue una de las principales figuras del equipo y porque no el mejor base del Grupo B. Finalizado el juego Nicolás Ferreyra dialogó con Básquet Total con respecto a la clasificación y el equipo.

Quilmes logró el objetivo antes que terminara el grupo: “En un momento pensamos que se nos iba a complicar luego del golpe que nos dio Pinheiros, pudimos hacer un gran juego con Aguada y eso nos hizo muy bien, nos puso muy fuertes de cabeza ya que vencimos la presión que teníamos de ganar. El objetivo era clasificar y lo pudimos cumplir”.

“Pinheiros nos planteó un partido que nos hizo sentir incómodos. A su vez era el primer partido, había ansiedad y queríamos plasmar lo nuestro, sentirnos cómodos pero se nos vino todo cuesta arriba. Luego frente a Aguada hicimos el juego que hace Quilmes e hicimos lo que nos caracteriza a nosotros, defender fuerte y atacar rápido. En esta clase de torneo que jugás al otro día hay que estar muy duros de cabeza” analizó del flojo inicio y como el equipo reaccionó rápido ante el equipo uruguayo.

Con respecto al juego con Osorno que en lo previo era el más accesible pero a veces son los más complicados, dejó: “Son los más complicados por muchas cosas, porque la ansiedad de querer liquidarlo te juega en contra, porque el rival no tiene nada que perder y también por querer clasificar ya. Por suerte salió todo bien, se dio un partido en el que pudieron jugar los que tienen menos minutos y estamos muy contentos por lo que se consiguió”.

“Muchas veces en estos torneos cortos necesitas de los que están afuera porque es imposible que un jugador te juegue 30 minutos y a la misma intensidad. Es muy bueno que el entrenador pueda rotar y eso eleve el juego del equipo” sentenció sobre la importancia de tener un equipo con variantes en el banco.