Hebraica y Macabi, a pesar de haber iniciado el grupo A de la Liga Sudamericana con dos derrotas, aún mantiene chances de clasificar.

El panorama se tornó realmente complicado para los macabeos, cuando en la jornada de ayer cayeron frente a Flamengo por 91-57. Ésto, sumado a la victoria de Cimarrones a segunda hora por 81-76 frente a San Martín de Corrientes, los marginó de la posibilidad de clasificar como uno de los dos primeros de su grupo.

Pero la competición continental de este año en particular, le da la esperanza a los dirigidos por Leo Zylbersztein de meterse a los grupos semifinales en caso de finalizar como mejor tercero entre su grupo, el B y el C, debido a que el grupo D, contará con solo un clasificado. Para esto tendrá que ganar hoy frente al equipo correntino y esperar.

Actualmente los uruguayos cuentan con un saldo de -40, por lo que tendrán que ganar por la mayor diferencia posible para mantener viva la ilusión. A pesar de que la diferencia parece muy mala para obtener la clasificación como mejor tercero, existe un antecedente en 2006, en el que Deportes Ancud de Chile fue el mejor tercero con un récord de 1-2 y diferencia de -33. Un objetivo que está a la mano de los hebreos, pero que no les asegura nada.