Andrés Jones fue una de las figuras de Capurro en el segundo triunfo consecutivo del equipo, en esta ocasión al vencer en casa a Reducto. El número 15 se arrimó a charlar con Basquet Total tras el cierre.

El conjunto rojinegro atraviesa un arranque de campeonato soñado: “Realmente tuvimos un arranque espectacular, yo me incorporé hace poco al equipo por tema de que aún estaba con El Metro pero quiero hacer un reconocimiento a los que están hace dos meses laburando de forma brillante, de manera ejemplar y creo que eso por ahora da rédito. Me alegro por ellos que están en esa situación y están comprometidos con la causa por lo que es un premio al trabajo de todo un equipo que merecido lo tienen”.

Capurro es un club de barrio, laburante y que viene haciendo las cosas de la mejor manera y que este año incorporó a jugadores de la talla de Jones y Gentini. La experiencia se sumó a la juventud oriunda de la institución: “El principal objetivo del club es darle a jugadores de la casa posibilidades de jugar, en eso se enfoca tanto la directiva como el cuerpo técnico y se ve reflejado en este tiempo. Entran en las rotaciones, demostrando estar a nivel y se ve que la idea que tienen ambas partes viene dando sus frutos. Si bien vamos a tener un bajón en algún momento, hay que disfrutar este lindo momento que atravesamos”.

La tarea diaria del club se refleja en la cancha y por ahora todo va viento en popa: “Nuestro principal objetivo es meternos entre los ocho y con este arranque se puede dar, ya que vencimos a Romis que seguro va a estar arriba por su juego y a Reducto que si bien no había debutado tiene muy buenas individualidades y es un equipo intenso por lo que estos dos triunfos son muy importantes”.

El experimentado interno de 42 años sigue dando que hablar y se destaca: “Hoy en un momento no me daban las piernas (risas), terminé cansado, lo sigo haciendo con todo gusto y disfrutándolo. Mientras pueda hacerlo y se me sigan abriendo las puertas como este año lo hizo Capurro, bienvenido sea seguir jugando”.

Si bien es cuatro años menor que Silveira quien dejó de jugar el año pasado, Jones aún continúa picando la naranja y no se compara: “El Bicho es un ejemplo y las comparaciones no dan, está despegado. El “Cacho” es el “Cacho” y con eso me conformo”.

Los festejos van a seguir por la casa de los Jones puesto que a las victorias de Capurro y Biguá se sumó el cumpleaños de la mujer de la familia Jones: “Se merece un saludo especial mi señora porque hoy en el día de su cumpleaños tuvo doble jornada de básquetbol (risas)”.