La ronda de entrenadores previo al comienzo de la Liga Uruguaya hace una parada por la Avenida San Martín. Llegó el turno de Fernando Cabrera, quién fuera galardonado con el premio al mejor DT de la temporada que pasó, y que estará nuevamente al mando de Aguada, uno de los clubes más populares.

¿Cómo viene la preparación para esta nueva temporada?

De buena manera y cumpliendo con los objetivos previstos de acuerdo al tiempo de entrenamiento. Tenemos presentes las dificultades propias que tienen un 80% de lo equipos. Nos faltan jugadores que están en El Metro, las nuevas incorporaciones que fueron haciéndose paulatinamente y dificultades para entrenar sobre todo durante el primer mes de trabajo. Por suerte estamos contando con una gran predisposición de los jugadores para sacar la cosa adelante.

Aguada tuvo amistosos a nivel local e internacional, ¿qué lograste sacar de estos encuentros?

Si bien tuvimos esos inconvenientes, en lo que se refiere a los juegos de preparación el nivel de los mismos fue superior al de la temporada pasada, tanto la participación en el torneo de Chile como el de Biguá. Tuvimos la posibilidad de enfrentar equipos extranjeros que eso nos ayudó y mucho. Sacamos muchas cosas positivas y visualizamos de buena manera aquellas que debemos mejorar.

Mantienen una base importante de jugadores, inclusive los extranjeros, ¿eso te ilusiona con llegar a la final como el año pasado?

La continuidad y volver a contar con la mayoría de los jugadores facilita el trabajo y es un diferencial. De todas formas el equipo sufrió pocos cambios pero importantes a los cuales nos venimos adaptando de buena forma, el grupo, el compromiso, la forma de entrenar y el nivel de los jugadores con los cuales contamos ilusiona a tener un buen año. El torneo y todo aquello que vayamos logrando por si solo nos ira diciendo para que estamos. Nuestro objetivo y el del club continúan siendo ambiciosos, pero todos los equipos estarán muy duros.

Se viene competencia internacional para Aguada y en su casa. ¿Con qué expectativas encara ese certamen y cuantas ansias hay de mirar hacia la grada y ver el escenario repleto?

No solo es algo que nos motiva mucho, sino que el jugar a ese nivel te potencia. Estamos haciendo una linda apuesta en principio con el objetivo de pasar esta primer fase como primer paso y haciendo el esfuerzo los directivos de poder jugarla en casa. Sabemos de lo dura que es pero estamos ilusionados con llegar lejos.

En esta Liga se implementará el draft y a partir de la próxima temporada se maneja la incursión de tres extranjeros a los equipos y los pases libres de los jugadores sub-23. ¿Estás de acuerdo con todos los cambios que se manejan?

Con respecto a los sub-23 considero que es una medida muy inteligente y deseada. Bienvenidos sean son todos aquellos reglamentos que a mi criterio ayudan al desarrollo de los jóvenes y el del básquet. En cuanto al draft me gusta la iniciativa y la veo muy justa. Acerca de los tres extranjeros me gusta, estoy de acuerdo. Creo que potencia a la liga y la hace más competitiva a nivel de clubes y jugadores. Eso, sumado al reglamento de los sub 23 considero que aumenta la potencia de juego. De todas formas habrá que verla en la práctica, darle su tiempo, al menos dos o tres temporadas y luego evaluar a fondo y definir si se continúa adelante.

 Fuiste reconocido con el premio a mejor entrenador de la pasada temporada. ¿Te lo esperabas? y ¿Qué pasa por la cabeza cuando a uno le reconocen su labor?

Son sueños que uno siempre tiene y los persigue con trabajo y mucha pasión. Sin duda fue una de las mayores distinciones que he tenido como entrenador, me siento feliz, orgulloso y que a uno le reconozcan el trabajo es una gran distinción, pero este premio si bien yo lo recibí no es solo mío, yo por si solo no podría haberlo obtenido. Es de Mauricio Rodríguez, Joel Pose y Fernando Iribarren, que somos todos los que integramos el cuerpo técnico. Además una cuota importante es de los jugadores que ejecutaron, llevaron la idea y lo hicieron de una forma brillante, y de los directivos que siempre me apoyaron. Pero fundamentalmente es de la familia, de mi señora Rossana y de mis hijos Lautaro y Javier que siempre están al firme haciendo mil sacrificios para mantenernos a full siempre, la dedicación especial es a mi vieja, la Pancha que hoy con sus 94 años ha sido quien me hizo amar este deporte.

¿Qué es lo más fácil y lo más difícil de dirigir a uno de los equipos más populares?

Es una responsabilidad muy grande y un orgullo. Si uno no se carga más piedras en la mochila de las que le corresponde, es totalmente disfrutable, como así también ser consciente del equipo en el cual uno está. Donde tanto lo bueno, como lo malo se multiplica por cinco. Aguada es el Peñarol o Nacional del básquet. Estoy feliz de estar al frente del equipo y ser parte de Aguada. Siempre hay que trabajar con mucha humildad  y con los pies sobre la tierra.

 Una temporada te alcanzó para que vos, tu cuerpo técnico y tu plantel se metan en el corazón de la parcialidad aguatera. ¿Qué sensación genera eso?

Cada vez que salgo a la cancha y veo esa tribuna se me eriza la piel. Es grandioso, es una sensación indescriptible, ojalá se nos de nuevamente. Queremos brindarles la alegría que fuimos capaces de darle la temporada anterior.

¿Aguada se perfila para ser candidatos o quienes son?

De mi parte apuntamos a dar el máximo de nuestro rendimiento siempre y si lo logramos, sabemos que estaremos en la pelea. Esta Liga la veo muy pareja. En el transcurso de los juegos se irá diciendo por si solo para que esta cada equipo.