Cordón venció a Verdirrojo 76-74 y obtuvo su ascenso nuevamente a primera gracias a un doble de Medina y un libre de Ibarra en el cierre.

Mucha espera con dos equipos esperanzados que estaban a 40 minutos del ascenso. Entradas agotadas y un marco espectacular es lo que marcó la previa. Los del Cerro recibieron a su equipo en una tribuna a puro verde y rojo, con banderas y globos. Del otro lado, la tribuna también explotó de gente, lo que hizo de Tabaré un ambiente hermoso en el que los cantos fueron de tribuna a tribuna.

Pelota al aire impulsada por Uslenghi en su penúltimo partido en primera, acabando así la espera y desvaneciendo las ansias de ambas parcialidades. Los albicelestes iniciaron mejor con Dida y Zuvich lastimando en la pintura para tomar hasta nueve de renta (19-10). En un cuarto muy cortado, Magnone y Macanskas cometieron tres faltas cada uno complicando a sus equipos. Los de la calle Prusia sacaron barata la diferencia al primer descanso, gracias a un triple de Mayora que le permitió a su equipo cerrar con desventaja de tan solo cuatro (23-19).

Los de Nieto abrieron el segundo cuarto con triple y falta de Massa para empatar haciendo explotar a su hinchada. El ambiente en la calle Brito del Pino se hizo ensordecedor. Esto parece haber despertado a Verdirrojo que con un Simmons exuberante, con 20 puntos en el chico, sacó 13 de ventaja (45-32). También fueron fundamental los ingresos de Bentancur y Belasse, una carta que Nieto usó a lo largo de la temporada y que dio resultado desde el punto de vista defensivo. En el período, la dupla Zuvich-Dida anotó tres puntos, cuando en el primer chico había hecho 18. A los dirigidos por Díaz no les salió nada en los segundos diez, con 1/6 en triples y 1/9 en libres (8/9 en los primeros). Ese único singular en manos de Ibarra, selló el 45-33 con el que los villeros se fueron al descanso largo arriba.

La tónica no cambió en el arranque del tercer cuarto, con la hinchada del Cerro haciendo su fiesta, cantando y gozando el presente de su equipo. Así, siguió ampliando la diferencia, siendo dominante en la tabla, con seis rebotes ofensivos en cinco minutos. A esto se le sumó la buena producción de Mayora desde el perímetro. Los de la calle Prusia se complicaron de faltas en el juego interno, Bentancur y Monteverde estaban con cuatro en ese momento del partido. Los de abajo del puente reaccionaron por la vía del triple. Tras malos porcentajes en la primera mitad, acertó tres al hilo en manos de Medina, Ibarra y Magnone. Esto lideró un parcial de 13-1 para achicar la diferencia a 4 (57-53). Con un pasaje imperial de Dida, la diferencia se siguió achicando y nos fuimos al último descanso 58-55, lo que hizo delirar a la parcialidad albiceleste que tenía el sueño del ascenso más vivo que nunca.

En el amanecer del último cuarto, Cordón estuvo a una uña de empatar, con un doble al límite del triple de Ibarra. Pero tras esto, los cerrenses se hicieron fuertes y colocaron un parcial de 6-0, con el que su hinchada no dejó de cantar (66-59). Luego de un minuto de tiempo del Patita Díaz, dos bombas de Medina y una de Ibarra revirtieron el score por primera vez en el segundo tiempo. Con el partido parejo los dos perdieron grandes por quinta, de un lado Dida y del otro Bentancur y Belase. Los de la calle Galicia tomaron tres de renta en los dos minutos finales, pero Simmons yendo abajo y sacando faltas recuperó el liderazgo a falta de 1:06. En lo que restaba del juego pasó de todo, se intercambiaron dobles Simmons y Medina y así, la albiceleste entró a los 48 segundos finales 75-74 arriba. Tras una ofensiva errada por cada lado, Verdirrojo tenía la pelota del ascenso a falta de 14. Massa tuvo el triple a pie firme de la esquina pero falló penas. Cortaron a Ibarra en el rebote y el hombre señalado a la hora de los ascensos puso el primero, erró el segundo, pero sin embargo a los del Cerro se les escapó el rebote afuera. De esta forma, con dos segundos para el fin del campeonato, Mayora tocó la pelota afuera en el saque, pero los árbitros erroneamente le dieron la última ofensiva a los de Nieto. Simmons falló el triple de la mitad de la cancha por el ascenso y así festejaron los de la calle Galicia, con su gente que invadió el rectángulo.

Un partido con todas las emociones y paridad, como lo fue todo el campeonato. El Metro merecía cerrarse con este encuentro, que fue hermoso adentro y afuera del rectángulo. Las felicitaciones para un grande que vuelve a la LUB y para Verdirrojo, que hizo un campeonatazo y así lo reconoció su gente despidiéndolo de pie, con merecidos aplausos.