Continuando la ronda de notas con los técnicos de la LUB, Básquet Total habló con Edgardo Kogan. El técnico a cargo de Biguá contó sus expectativas y problemas con las lesiones previo al arranque de la temporada.

¿Cómo evalúa la preparación que hizo el equipo de cara a esta temporada nueva de la LUB?

Las evaluaciones las vamos a hacer con los resultados a la vista, cuando vaya iniciándose al torneo, a medida que vayan transcurriendo las fechas. Ha sido un poco compleja toda la preparación hasta ahora porque hemos tenido un sinfín de problemas desde no recibir jugadores, unos por estar en El Metro, otros que se han incorporado después de la selección, los extranjeros recién llegando y ahora tenemos una enfermería. Tenemos varios jugadores con lesiones, entonces lo que más se está complicando es la construcción del equipo, el tener todos los jugadores para poder entrenar. En el último juego de la copa amistosa nos faltaron siete jugadores. Dentro de ellos algunos jugadores que estuvieron, también se lesionaron. Además estos torneos cuando uno los prepara los hace mucho antes, entonces son cosas imprevistas. En la semana tuvimos que suspender un par de juegos porque obviamente al no tener a los jugadores, tampoco tiene sentido llevar a los juveniles, que también están jugando su torneo y están además entrenando con nosotros a un esfuerzo sobrehumano para cubrir lugares, con los que creemos que pueden jugar la LUB. Es parte de esto, a veces sucede. Hay que tratar de solucionar y tomar decisiones.

¿Qué expectativas tiene con la llegada de Mauricio Aguiar que mueve el mercado local?

Con Mauricio tenemos las mejores expectativas. Es una lástima que venía entrenando bien, poniéndose en forma, venía tomando básquetbol y en el primero de los juegos se lesionó enseguida. Primero, esto retrasa su preparación, segundo, la lesión hay que ver de que grado es, le van a hacer una ecografía para ver la gravedad real que tiene. Obviamente el armarse mejor o peor te lo determinan los resultados. El presupuesto fue similar al del año pasado, simplemente optamos por una estrategia distinta en cuanto a su estructura.

¿Qué tan importante es mantener una base de jugadores como lo han hecho esta temporada para que el club siga creciendo deportivamente?

Siempre es importante mantener una base y una estructura. Nosotros nos apoyamos mucho en eso y por eso también tenemos la expectativa que, a pesar de todo lo que nos está pasando, podamos tener un buen inicio de LUB. Nos basamos justamente en eso, pero hemos trabajado muy poco con ellos, sobretodo con algunos de ellos por todos los problemas que hemos tenido. Por ahí los que más han trabajado con nosotros han sido Joaquín (Osimani) y Juanchi (Cambón). Pero ahora Joaquín también se lesionó y también se le corta la parte de toma de fineza de básquetbol, porque justo son estos los juegos que el precisaba para producir bien, pero tenemos una base, una estructura, vamos a apoyarnos en eso y en el grupo para salir adelante.

¿Qué imagen le dejaron los sub 23 que usaste en la Copa Biguá?

Con las bajas, tuvimos que pasar de fichas mayores y sub 23, directamente a juveniles. Porque el sub 25 lo tenemos en en El Metro (Brause), los sub 23 también (Joaquín Jones) y aquellos que no están en El Metro están lesionados. Entonces, pasamos a chicos de 18 o 19 años y alguno hasta de 16. Son chicos que realmente no pensábamos contar con ellos para estos juegos porque queríamos darle básquetbol a las fichas mayores. Sí algún minuto, sí que vivieran la experiencia de algo internacional, pero se vieron obligados a jugar, lo hicieron de buena manera, es crecimiento para ellos y obviamente sabemos que contamos también con ellos para la hora de poder entrenar, a la hora de en algún momento meterlos en algún juego. Siempre es bueno este tipo de roces para estos chicos.

¿Como vio a los extranjeros?

A Alex Oriakhi ya lo conocíamos, también se lesionó, hoy también le hacen una ecografía. Le dimos 25 minutos de juego continuo y terminó con una lesión en una rodilla, no la que él se había operado. A ese punto hemos ligado tan mal, que hemos sufrido una lesión en la rodilla sana. Hoy nos enteraremos que grado de lesión es, pero es un jugador interno dominante, muy importante para nosotros. Jon (Severe) es un primer salida, que tiene que adaptarse. Nosotros en un principio lo traemos como un recambio en el perímetro, no lo traemos como una ficha desnivelante, o sea que tenemos que encontrarle el rol en el equipo. De a poco vamos a ir buscándole la forma para lograr equilibrar el equipo.

¿Con qué expectativas y con qué objetivos encara esta LUB?

Como siempre. Con las mejores expectativas, sabiendo que esto es día a día, que es gradual, que hay que ir de menos a más, que hay que tomar juego a juego, que cambia el sistema de torneo entonces hay un oxigeno un poquito más grande para poder armarse y no tener que llegar a la liguilla en las primeras 13 fechas, sino que ahora son 26. Siempre arrancamos con las mejores expectativas, con respeto a lo que entrenamos, a la institución y a todo lo que nos brinda, siempre tenemos que tener los objetivos más altos, independientemente de como este conformado el equipo.

¿Cree que este sistema de campeonato ayuda ante un equipo que arranca golpeado por las lesiones?

Te ayuda o no, depende de los resultados como todo. Creo que es más lógico, el hecho de tener un torneo que permita a los equipos no tener tanta presión de que en 13 fechas decidas un futuro para un lado o para el otro. Me parece que desde ese lado, no ayuda a Biguá particularmente, sino que ayuda a tener una mejor línea de juego general y que los equipos vayan creciendo.

¿Pero cree que le saca un poco de presión no tener que conseguir el resultado urgente, como si lo tenían que conseguir cuando se decidía en 13 fechas?

Creo que no, porque nosotros vivimos cada juego como si fuese realmente el más importante y creo que lo es para todos. Me parece que de alguna manera hay más posibilidades de mejorar durante el torneo. De la otra forma se hacía muy difícil, obviamente, ponerse en seguida en línea si se arrancaba mal. Si tenés algún traspié, tenés un respaldo de que tenés juego, para llevar adelante la situación.

¿Cómo ve la vuelta del draft para esta edición de la LUB?

El básquetbol es un deporte que permanentemente cambia. Cambia reglas, formatos y me parece interesante. Me parece que los equipos pueden de alguna manera fortalecerse, crecer, obviamente dentro de un lineamiento, que hay que ver que hay de disponibilidad en el draft también. Pero me parece que es algo interesante, vamos a ver que utilización se le da por supuesto. Pero en ese entorno de mejora, de buscar que los equipos se vayan más potenciándose al final está bien.

Está a un equipo que votó en contra de los tres extranjeros. ¿Qué opinión tenés respecto a esto?

Las decisiones institucionales exceden a los entrenadores. Obviamente los proyectos deportivos de los clubes no se inician con uno, sino que se inician con la historia de cada club. En particular Biguá es un equipo que trabaja muchísimo en formativas, su directiva entendió que no pasaba por allí la mejor solución. Desde el punto de vista mío, entiendo que en el fondo de todo, puede llegar a afectar a las fichas uruguayas en un futuro y al jugador uruguayo. Pero obviamente se le puso un límite a esto de los tres extranjeros, por lo que de alguna manera se buscó un equilibrio entre el incorporar un extranjero más y mejorar de alguna manera la cantidad de jugadores y nivel de la LUB. También poner un limite para poder desarrollar jugadores uruguayos para que dentro de algunos años puedan también participar.

¿Qué le parece los pases libres de los jugadores sub 23?

Ya ahí también son decisiones institucionales que votan los clubes. Requiere un análisis más profundo que también va de la mano con proyectos de formativas, de un montón de cosas. No tengo una idea muy resuelta sobre el tema, porque particularmente estoy en un club que trabaja muchísimo en inferiores y por ahí estoy condicionado a lo que pienso del tema. Más allá de mi opinión es algo que deberán los clubes convivir con eso. Las decisiones a uno lo favorecen, a otros no, lo importante es que el básquetbol salga favorecido en estos años con todas las decisiones.

¿Qué candidatos tiene para esta LUB?

No me gusta hacer futurología ni arriesgar en eso, porque me parece que los torneos tienen muchísimos vaivenes, muchísimas situaciones. Trato de preocuparme de que mi equipo trate de mejorar y estar a la altura de las circunstancias para llegar lo más lejos posible, pero no tengo un candidato. Creo que va a ser una LUB muy pareja, se han ido jugadores muy importantes, han retornado otros también de gran peso. Hay que ver en el transcurso del año. Me reservo el no decir los candidatos porque no los tengo en realidad.

¿Cree que Biguá puede estar a la altura del título?

Si no tuvieramos fe no trabajaríamos todos los días, ni entrenaríamos doble horario todos los días, ni prepararíamos cada entrenamiento, cada juego, cada situación como lo hacemos, ni estaríamos siempre tratando de mejorar como queremos e intentamos hacerlo. Siempre más allá del potencial deportivo que uno presume, uno quiere llegar lo más arriba posible.