Se jugaron las primeras dos fechas de la LEB Plata, el campeonato de segunda división del cual participa el uruguayo Maximiliano Solé defendiendo la camiseta del Real Madrid “B”. El alero habló de sus inicios, su presente y su futuro con Basquet Total.

 

Los inicios de Solé se remontan a Villa Dolores, más precisamente a 25 de Agosto club al que llegó con seis años ya que vivía en frente, “Nos mudamos en frente al club y era imposible no estar metido en la cancha y en el barrio. Empecé a los 6 años y mezclaba el básquetbol junto al Baby Fútbol en Poco Sitio donde era golero, realmente fue una infancia muy feliz porque el club me dio todo”.

Con tan sólo 12 años y cuando la situación del país no era la mejor a nivel económico, su familia decidió probar suerte en el viejo continente, “Tenía a mi abuela y mis tíos en la Isla Mitilene (Grecia) y nos fuimos con toda la familia. Fui al club Airon Mitilene que fue la mejor forma para adaptarme a la vida griega. Allí debute en el primero y jugaba con jugadores de 30 años teniendo yo 12 años. Fue una experiencia increíble y aprendí muchas cosas en todos los aspectos como persona”.

Tuvo la posibilidad de hacer una prueba en Real Madrid para luego llegar al Fuenlabrada, lo que te permitió defender la selección de Madrid, su padre fue fundamental en ese momento: “El “Lulo” (padre) siempre estuvo a mi lado, jugó toda la vida y fue presidente en Reducto. Es el hincha número “1” ya que desde que jugaba en 25 de Agosto hasta en Grecia estuvo como entrenador y ayudandome constantemente a ser lo que soy. Un tipo muy frontal que me dice lo que él ve y es lo mejor que tengo a mi lado. Me llevó a las pruebas donde quedé en el puesto 13 y me querían llevar a un equipo filial pero me decidí por Fuenlabrada, el tercer equipo grande de Madrid, la decisión se dio porque veía que más puertas se podrían abrir en un futuro. Allí completé todas las inferiores desde cadete hasta junior, hice dos pretemporadas con el primer equipo y eso me permitió llegar a la selección de Madrid la que jugué por un año”.

Posteriormente vivió pasajes por Navalcarnero, Toledo, Real Canoe, Guadalajara y Getafe todos equipos en las divisiones de ascenso de España: “Después de Fuenlabrada decidí quedarme en Madrid, teniendo ofertas de toda España y de Grecia en categorías mejores pero hoy estoy en el mejor club que un jugador puede estar, un lugar de primer nivel en todos los aspectos en el que sólo hay que preocuparse por jugar. Es increíble la infraestructura que tiene Real Madrid y hace la diferencia con cualquier institución de Europa”.

Hace poco tiempo Solé tuvo un pasaje por la preselección: “Ojalá tenga esa revancha, me encuentro muy bien física y mentalmente, estoy en el momento idóneo de todo jugador, eso sumado a la experiencia, espero que se me de algún día la posibilidad de volver a ponerme la camiseta más linda del mundo”.

Solé vio al equipo durante la Ameri Cup y así lo analizó, “Vi muy bien a la selección, vi los tres partidos y cada vez se notaban las mejoras en todos los aspectos, eso sumado a que Jayson Granger, Bruno Fitipaldo y Esteban Batista hacen diferencias, de todas maneras faltaba Mathías Calfani que generaría un buen quinteto”.

Hace poco, Solé sonaba como un nombre para reforzar algún equipo de nuestro básquetbol y no descarta volver en algún momento, “Nunca voy a decir que no volvería a Uruguay y me gustaría jugar algún día allá, no lo veo como algo muy lejano, el tiempo lo dira”.

El miércoles fue el segundo partido de Solé donde fue derrotado en el Grupo B del Torneo EBA por Movistar Estudiantes en cifras de 65-59. El uruguayo tuvo una destacada participación donde anotó 14 puntos (10/10 en libres), capturó 6 rebotes y brindó 2 asistencias.