Defensor Sporting borró a Goes de la cancha, venciéndolo por 74-33 y puso la semifinal 1-0. El lunes va el segundo punto en Larrañaga.

Lindo marcó de público lució el gimnasio de la calle Jaime Zudáñez, para un partido que en la previa parecía parejo, por lo que ambos equipos habían mostrado al enfrentarse en las primeras dos fases. El arranque fue impreciso, con errores de los dos lados que marcaron una paridad hasta los dos minutos finales del primer chico, en donde las violetas cerraron mejor con puntos de Silvina Páez y un triple largo de Sylvie Bouissa. Este buen pasaje le permitió a las fusionadas irse al descanso corto con ventaja de 24-13.

Las dirigidas por Marín salieron al segundo parcial decididas a no regalarle nada a sus rivales. Subieron la intensidad defensiva, colocando una zona 2-3 que a las misioneras les costó mucho romper y cuando lo hacían eran mandadas a la línea de libres. La poca efectividad en este rubro para las de Plaza de las Misiones, empezó a estirar las primeras diferencias. La intensa marca malhumoró a las visitantes, que se llevaron un técnico y así Defensor Sporting abrió 13 (32-19), defendiendo y corriendo la cancha como en toda la noche. Galli pidió minuto, pero las locales rápidamente colocaron un triple de la esquina en manos de Lucía Schiavo para seguir aumentando. Un triple de Tovagliari cerca del cierre sentenció el 45-21 con el que terminó el primer tiempo. Daniela fue la gran responsable en este lapso, del resultado, convirtiendo 17 unidades en los primeros 20.

Tras un entretiempo en el que las categorías más chicas de ambas instituciones tuvieron sus minutos para jugar, el partido siguió mostrando el mismo libreto. A pesar de que las violetas rotaron, manteniendo a sus figuras de la primera parte, Tovagliari y Schiavo, no bajaron la intensidad en defensa ni la fluidez en ataque. Si bien Goes abrió con triple de Karina Acosta, las de Punta Carretas respondieron con un 11-0 en el que María Pía Moyano puso triples y Schiavo repartió asistencias. Marín mando a descansar a sus fichas más experientes y las jóvenes violetas se lucieron, siendo una pesadilla defensiva para las misioneras, tanto en defensa plantada, como a la hora de retroceder. En contraparte a las dirigidas por Galli no les salía nada, seguramente afectadas por las bajas, y se fueron abajo al último descanso por 63-29.

Para redondear una noche soñada, las locales, no regalaron nada en el último cuarto, siguieron muy intensas atrás y recibieron solo cuatro puntos en los últimos 10. El lunes se vuelven a ver las caras, 21:15 en Larrañaga. De ganar nuevamente Defensor Sporting, será finalista.