En un partido que se abrió rápido, Uruguay encontró su mejor versión desde el lanzamiento perimetral y el reparto de goleo para cerrar con triunfo una serie de notable organización.

Por Juan Manuel Lérida

Jayson Granger (8): 26 minutos le alcanzaron para ser el líder en puntos, rebotes y asistencias. Un verdadero jugador de elite. Tenía presión de reinvidicar su nivel, cumplió con creces y el público se lo reconoció.
Bruno Fitipaldo (7): Nuevamente con una mano asesina. Brillante primer tiempo. Volvió a ser una vía importante de gol. Redondeó un muy buen torneo.
Sebastian Vazquez (4): Muchos menos minutos que en partidos anteriores por como se dio el trámite, no tuvo un aporte gravitante en ninguno de los dos costados.
Sebastian Izaguirre (4): El interno que menos jugó esta noche. Como en el resto de los partidos, colaboró correctamente en defensa pero no pudo influir con su tiro exterior en ataque.
Esteban Batista (3): Jugó ofuscado y molesto, pareció que fue al que más le pesó la derrota de ayer. Por suerte no lo necesitamos, es vital para nuestro andamiaje. Cierra un torneo que ratifica su enorme valor en el continente.
Luciano Parodi (7): Apareció el Lucho que queremos y necesitamos. Muy fino en el tiro y con un guante en la mano a la hora de pasar el balón. Gran partido para él.
Kiril Waschman (5): Logró aportar un poco más que en partidos anteriores. No fue su mejor torneo, aunque no desentonó.
Juani Ducasse (4): No estuvo certero en sus lanzamientos en la noche de ayer. Sus buenos minutos en la preparación no pudieron ser ratificados en el torneo. Posiblemente el esguince de tobillo haya influido directamente en su rendimiento y tiempo en cancha.
Tito Borselino (5): Aportó en la lucha rebotera y logró frenar de buena manera a los internos panameños. Se metió por la puerta de atrás al torneo, y la confianza que le dio Signorelli la devolvió #APicoyPala. Siempre rinde.
Hernando Cáceres (8): Fundamental para empezar a abrir el partido con su tiro exterior. Jugador con fundamentos y entendimiento del juego, su crecimiento físico y constancia defensiva harán que pueda ser un importante valor de esta selección.
Mauro Zubiaurre (6): Buenos minutos para el ateniense. Su crecimiento en el último tiempo ha sido constante. Medirse ante jugadores de mayor nivel hará que el suyo también crezca. ¿El techo? Lejos.
Gonzalo Iglesias (6): Sus primeros minutos en toda esta catarata de partidos (solo había ingresado frente a Japón), y lo hizo de buena manera. Se animó a tirar, penetrar y nos regaló una linda volcada. Otro que tiene para crecer y tela para cortar en el seleccionado.

Marcelo Signorelli (8): Rotó mucho más el plantel que en otros partidos. Con la segunda línea se vio un juego de pases mucho mayor, que debe ser el que identifique a nuestra selección. Concluye un buen torneo, que brinda confianza hacia el futuro. El camino parece ser el correcto.

La organización (10): Creemos que no podemos. Que en Uruguay es imposible organizar algo de nivel. Pero la FUBB tiró por la borda todo prejuicio y montó un gran espectáculo. El equipo ayudó, el público acompañó y se redondeó una gran semana de basquet. Soñar no cuesta nada más que tiempo, y ojala que éste nos traiga un Mundial a nuestra tierra. El primer paso está dado y con mucha firmeza.