Nacional, tras nueve partidos sin ganar, rompió la mala racha venciendo a Capurro por 60-24. El viernes se volverán a enfrentar, esta vez en cancha de las rojinegras, que están obligadas a ganar para evitar el paso de las tricolores a semifinales.

Ante un buen marco de público en el Polideportivo del Gran Parque Central, se presentaron las últimas de la Copa de Oro y las primeras de la Copa de Plata. Las locales iniciaron aprovechando su ventaja en el poste bajo, en donde Rossana Dagnino y Paula Sosa se hicieron fuertes para sacar las primeras diferencias en el primer chico. Así, las de la calle Comandante Braga se fueron al descanso corto 15-6 arriba. La tónica se mantuvo en los segundos 10 minutos, con Dagnino liderando el goleo, bien secundada por Fernanda Geralid para que las tricolores siguieran aumentando la renta en el score, llegando al descanso largo 27-12 al frente.

Las visitantes tuvieron su mejor pasaje en el inicio del segundo tiempo, cuando un buen arranque en defensa, las llevó a achicar la diferencia a 12. Pero el reingreso de Dagnino que en el poste bajo se hizo imparable, le sirvió a Nacional a seguir ampliando diferencias. La jugadora que supo ser seelccionada para el último sudamericano de selecciones fue la gran figura de la noche anotando 24 unidades y fue fundamental para que el marcador se cerrara 45-18 de cara al descanso corto.

El resultado le permitió a Juan Manuel Loureiro, rotar el plantel, consiguiendo más minutos en jugadoras que no habían tomado tantos en el resto de la temporada, que sirven a la hora de estirar el plantel de cara a lo que se viene. Allí encontró buenos minutos de Jeniffer Hackenmbruch y Lourdes Sequeira quienes habían estado ausentes los últimos juegos del equipo.

De esta forma, las del barrio La Blanqueada redondearon una contundente victoria, que les sirve para ganar en confianza y para quedar a un triunfo de las semifinales. El viernes se volverán a enfrentar, esta vez en Capurro. La serie entre Goes y Cordón, iniciará el próximo sábado, con las misioneras visitando a las albicelestes abajo del puente.