Cleveland y Boston acordaron un traspaso en el cual Kyrie Irving se transforma en nuevo jugador de los Celtics, a cambio de Isaiah Thomas y otros elementos de la franquicia de Massachusetts.

El ambiente de la NBA se vio conmocionado en las últimas horas de la tarde, cuando comenzó a circular fuertemente el rumor de que Cavaliers y Celtics habían cerrado una negociación, cuyo principal movimiento era el intercambio de Isaiah Thomas por Kyrie Irving.

Hace algunas semanas, “Uncle Drew” pidió ser traspasado, ya que quería buscar nuevos horizontes, intentando llegar a una franquicia que le diera el rol de líder absoluto, algo que en el conjunto de Ohio no podía ostentar, teniendo en cuenta que ese lugar era ocupado nada más y nada menos que por LeBron James. Los directivos de Cleveland eran conscientes que Irving no iba a seguir ligado a la organización, por lo tanto el objetivo pasaba por conseguir el mayor beneficio posible en el mercado.

Luego de cerradas las negociaciones, Boston Celtics se hace con los servicios de Kyrie Irving, uno de los mejores bases de la liga, que en la pasada campaña promedió 25.2 puntos y 5.8 asistencias por partido, en lo que sin lugar a dudas fue su mejor temporada en el mejor baloncesto del mundo.

Por su parte, Cleveland Cavaliers recibe a cambio a Isaiah Thomas, un armador que tuvo un último año sencillamente espectacular, firmando unos asombrosos guarismos de 28.9 tantos y 5.9 asistencias por encuentro. Además, los campeones de la 2015-16 reciben al alero Jae Crowder, al joven pívot croata Ante Zizic, que viene de jugar en Turquía vistiendo la camiseta de Darussafaka Dogus, más una primera ronda para el Draft 2018 proveniente de los Brooklyn Nets.

Este movimiento realizado por ambas franquicias sorprendió a propios y extraños, ya que estos dos equipos disputaron las últimas finales de la Conferencia Este, instancia a la cual deberían llegar nuevamente esta temporada. Con estos cambios, LeBron volverá a ser el amo y señor absoluto de los de Ohio, mientras que Irving intentará ser ese líder que los de Massachusetts necesitan para volver a los primeros planos de la NBA.