Miramar venció a Tabaré por 86-77 en un partido que se hizo bastante cortado por las faltas. Los de Yaquinta igualaron a sus rivales de turno en la tabla en busca de la última posición por play-offs de ascenso.

Por Marcel Rigali

Con los niños del colegio Seminario animando la previa, festejando cada pelota embocada de los indios en el calentamiento, ya empezábamos a vivir un clima en las tribunas que se hizo sentir durante los 40 minutos. El partido presentaba equipos con jugadores talentosos dentro del rectángulo, pero también afuera, por las presencias de Jayson Granger, Federico Haller y Andrés Aristimuiño, entre otros jugadores.

Tan animado como en la previa inició el partido. Un triple para cada lado empezó a levantar de a poco a las tribunas. Los locales lo hicieron mejor en el arranque, con triples en manos de Serres, Álvarez y Rivas para que en tres minutos, los de Parque Batlle abrieran una diferencia de 12-3 que obligó al minuto de Yaquinta. Con Waddell bien controlado, su entrenador insistió en buscarlo y Nick pudo encontrar sus puntos, para arrimar a su equipo en el score con un parcial de 8-1. Faltas ofensivas pitadas en contra de los monos empezaron a mostrar la tónica del arbitraje que tuvo tolerancia cero a la hora de sancionar faltas, que llevó a que sea protestado por parte de ambos equipos. Los dirigidos por Barrios controlaron bien los primeros nueve minutos, pero los cebritas, con una bandeja de López y un robo de Nicoletti que terminó en otra conversión fácil, hicieron que la visita se fuera al descanso corto, arriba 23-22 para levantar a su hinchada.

Los de la calle Santiago Gadea iniciaron el segundo chico como el primero, con triple de Nessi. El juego se hizo entreverado, muchas perdidas generadas por jugadores que iban a chocar constantemente a la defensa, malhumoró a la hinchada del indio entendiendo que estaban siendo perjudicados por el arbitraje. Este clima lo aprovechó Miramar, que de la mano del Chucho y Waddell abrió seis de renta (30-24). Barrios pidió minuto de tiempo y volvió con una defensa en zona 2-3 que no le dio soluciones. Waddell supo atacarla de buena forma y contribuyó a un parcial de 7-0, que se terminó de cerrar con triple de Nessi, levantando inmediatamente a Barrios de su asiento para pedir nuevamente un tiempo. Asaravicius puso otra bomba más para que los monos abrieran la máxima de 16 (40-24). Pero una falta tonta de Nessi sobre Serres de tres, inició una reacción de Tabaré que a la larga lo volvió a poner en partido. Un buen ingreso de Xavier con una anotación desde más allá de los 6,75 hizo despertar a la hinchada local. Los indios se colocaron a ocho con un 8-0 que Yaquinta intentó cortar con un minuto que no fue efectivo. Una falta de ataque sancionada a Waddell que no pareció, computó la tercera del extranjero e inmediatamente después otra ofensiva sancionada a Trelles, terminó en un técnico a Martín que llegó tempranamente a su cuarta personal. Sin embargo los de Parque Batlle no aprovecharon esto de la mejor manera y se fueron al descanso largo 42-33 abajo.

El tercero inició como todo el partido. Muchas faltas sancionadas ante pequeños roces llevaron a ambos equipos a entrar tempranamente en colectivas. Con un fantástico inicio de chico de Xavier, el indio abrió con un 9-2, en un parcial de 18-4 si consideramos el cuarto anterior, para colocarse a solo dos puntos de su rival (44-42). Con la hinchada de Tabaré alentando para que el equipo revirtiera las acciones, parecía que iba a seguir de largo, pero cuatro puntos consecutivos de López mandaron a callar a los hinchas locales. Los grises intentaron arrimarse con triples, pero desde su buen arranque en el que embocaron 3/3 los porcentajes bajaron muchísimo. Miramar no hizo del todo bien las cosas en ese tramo como para estirar, pero la imprecisión de su rival lo mantuvo al frente. Una nueva falta ofensiva de Waddell que no pareció, hizo que los cebritas tuvieran a su extranjero con cuatro. Los de Parque Batlle siguieron insistiendo desde el más allá de los 6,75, pero Nicoletti fue quien embocó. Tras esto Rivas respondió con una bomba inmediatamente. Un técnico a Nessi a falta de 4 segundos para el cierre del período le permitió a Tabaré cerrar en desventaja de 53-49 el tercero.

Los dirigidos por Barrios siguieron intentando a la vuelta del descanso corto por la vía del triple sin efectividad. El partido mantuvo la tónica de ser muy cortado. Asaravicius a falta de siete minutos dejó la cancha por quinta y otra vez los monos entraron rápido en colectivas. Los grises aprovecharon y con libres de Xavier se colocaron a uno. Tras minuto de Yaquinta, Nicoletti puso un triple importante para estirar, pero con un singular de McCann y una bomba de Xavier, Tabaré lo igualó por primera vez en el complemento, haciendo explotar a sus hinchas.

Los locales lograron pasar con libres de Rodrigo, pero inmediatamente, Waddell y Trelles volvieron a pisar el rectángulo y Miramar se hizo amo y señor del partido. Rápidamente, cuatro puntos del extranjero pusieron a los monos otra vez liderando en el score. Los de Parque Batlle lograron igualar pero un triple del Chucho Nessi otra vez le dio aire a la visita. La quinta de Xavier empezó a alejar la ilusión de los locales del punto y la hinchada cebrita se hizo sentir más fuerte que nunca en la noche. Así, el equipo de barrio Belgrano, colocó un parcial de 12-2 desde la vuelta del extranjero, que terminó siendo demasiado para Tabaré. Los monos lograron sacar 10 a falta de 1:16 (75-65) con 8 puntos de su foráneo desde su reingreso. Los grises vieron una luz de ilusión tras una falta antideportiva de Trelles que significó su quinta y que permitió a los locales ponerse a seis a 44 segundos del final. Pero tras un tiempo muerto de Yaquinta, dos libres de Masner le dieron una ventaja a los visitantes que ya se hizo indescontable, en un partido altamente cortado en el que se computaron 60 faltas.

La figura del partido fue Nick Waddell con 24 puntos sin haber fallado un solo tiro, seguido de los 20 que hizo Nessi y los 17 de Nicoletti. En Tabaré el mejor fue Rodrigo Xavier, con sus 21 puntos viniendo desde el banco, seguido de los 13 de Serres y los 11 de Gonzalo Díaz.

Estadísticas oficiales