En la fría noche de Simón Bolivar, Atenas venció a Marne por 102-95 tras un encuentro muy goleado y parejo. De esta forma, el elenco de Martín Frydman logró recuperarse de la caída agónica ante Sayago y volvió a la senda del triunfo.

Naranja al aire impulsada por Martín Rial y el partido en marcha. Comienzo sumamente parejo con los equipos que defendieron en zona. Debido a ello, Marne apostó al lanzamiento desde el tiro exterior, del cual sacó redito. El ateniense por su parte, atacó desde rompimientos para sus internos y así igualó las acciones. En los últimos tres minutos la visita puso el pie en el acelerador, y encontró soluciones en ataque por parte de Danridge y Catalá para cerrar el primero 26-16 arriba.

En el segundo período cambió el viento. El tifón ajustó en defensa y tuvo la aparición de Bruno Ingrata y Santiago Pereira, ambos siendo efectivos desde más allá de los 6.75, para pasar al frente por dos unidades. Sin embargo, el ingreso de Santiso le dio aire al equipo, que nuevamente tuvo a su extranjero como la máxima vía de gol. Aportes de Zubiaurre también fueron importantes para el elenco de Frydman que se fue al descanso largo en ventaja de 49-43.

En el complemento la figura de Piñeiro se hizo presente sobre el rectángulo, siendo este desnivelante y uno de los estandartes para que el dueño de casa lograra ponerse a un doble. El trabajo del “Postre” Pereira fue importante sobre todo en la transición y la movilidad de la bola y la presencia del argentino Ingrata, quien colaboró en defensa a la hora de bajar rebotes. Con el paso de los minutos la visita fue creciendo, más que nada en el juego colectivo y a pesar de no realizar un gran trabajo cerró bien el final y fue a disputar el último chico 5 arriba (70-65).

La intensidad creció en el Barrio Simón Bolivar, los parciales atenienses que llegaron en gran número, se hicieron sentir en una noche muy fría, pero caliente en cuanto al trámite del juego. Los equipos no se dieron tregua, Atenas sacaba 10 de renta y Marne volvía a ponerse en partido, fue una constante. Joaquín Pankoski se volvió importante con penetraciones, a punto tal que llegó a ponerse a un triple. Sin embargo, minutos después el propio jugador se retiró por quinta falta personal.

El local sintió su ausencia y quizás comenzó a perder el partido desde esa acción, aunque nunca bajó los brazos y luchó hasta el último segundo. Nuevamente la actuación superlativa de Danridge marcó la diferencia, Catalá también lastimó y sacó faltas. El ingreso de Omar Galeano fue clave para cerrar el encuentro que le costó mucho al ateniense, ya que Marne vendió muy cara su derrota. Así, el equipo de Palermo volvió a la victoria en cifras de 102-95.

Anthony Dandirge, figura y goleador absoluto del encuentro con 38 unidades y Nicolás Catalá con 16 puntos fueron los más destacados en materia de puntos en el gandor. Por su parte, Santiago Pereira colocó 22 unidades mientras que Bruno Ingrata aportó 21 puntos y bajó 15 rebotes siendo los más gravitantes en el local.

Estadísticas oficiales