La primera mitad de la semana en la LBM está más apasionante que nunca. Las semifinales de la A se cerraron, mientras que en la D, habrá una última final para definir al campeón. Todo esto tras tres partidos que se definieron con la última pelota.

Por Marcel Rigali

Serie A

El martes inició la actividad semanal, con triunfo de Capitol ante Danubio por 75-71. El equipo de El Prado, supo revertir la serie para meterse en la final. En un partido cambiante y entretenido, el vencedor supo estirar el juego a alargue en 57, con un doble a falta de 11 segundos del final, para luego llevárselo. Esto último se dio, gracias a tres libres en los últimos 22 segundos que colocó el flamante finalista, que le permitió abrir tres de renta. El franjeado intentó la igualdad, pero fue cortado a cuatro segundos del final. Tras meter el primer libre, el segundo fue a errar, pero el rebote en defensa fue para Capitol, que aprovechó para correr y anotar el doble que marcó cifras finales al score.

El miércoles se jugó el complemento, con la victoria de Montevideo ante La Generación Manchada por 48-45. La paridad reinó en un partido, donde la máxima de 9 fue sacada en el segundo cuarto. Las acciones se emparejaron rápidamente, de modo que llegamos a los últimos 19 segundos con el juego igualado en 45. Mauricio Parra puso el doble del pasaje a la final a falta de 11, en un triunfo que se cerró tras libres errados por parte de Sebastián Dolhagaray a falta de 4 segundos.

Estos resultados, ponen a los dos primeros del grupo uno frente a frente por el título. En dicho grupo, se enfrentaron en dos ocasiones, con dos triunfos para Capitol, con un idéntico marcador de 68-61.

Serie D

La cuarta tuvo su segunda final el día jueves, y deparó que los equipos de Palermo, Dardorland y Palermo State, estiraran su serie a un mejor partido. La victoria fue para los segundos mencionados, en cifras de 48-47. El encuentro se jugó con el clima de una verdadera rivalidad de barrio, con un buen marco de espectadores, y con un punto que se pudo ir para cualquiera de los dos equipos. Los libres terminaron resolviendo las acciones al final, cuando el equipo rojiblanco no aprovechó los suyos para pasar, y si lo hizo Peter Frank López del otro lado, quien a falta de dos segundos, acertó el primero y tiró a errar el segundo para no darle tiempo a su rival. El miércoles se vuelven a enfrentar en la última final, que definirá al primer campeón de la temporada de la LBM. Seguramente, Yale se vista con un marco de público digno de una final.