Cleveland Cavaliers venció a Golden State Warriors por 137 a 116 y se mantiene con vida en las Finales de la NBA.

En el tercer juego de la serie disputado el pasado miércoles, Golden State logró un gran triunfo por 118-113, en donde fue determinante el parcial de 11-0 que colocaron en los últimos dos minutos, para ponerse 3-0 y quedar a una victoria del campeonato. Una vez más, se destacó la brillante actuación de Kevin Durant, que fue muy bien acompañado por los “Splash Brothers”.

Los dirigidos por Tyronn Lue saltaron a la cancha con Kyrie Irving, J.R. Smith, LeBron James, Kevin Love y el canadiense Tristan Thompson. Por su parte, los comandados por Steve Kerr comenzaron con Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green y el georgiano Zaza Pachulia.

El encuentro disputado en el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland, presentó un comienzo netamente favorable al conjunto local , que con un buen aporte ofensivo de Kevin Love y J.R. Smith, conseguía abrir una rápida ventaja de 16 unidades (29-13). Con el correr de los minutos, la visita fue carburando su ofensiva y de la mano de un inspirado Kevin Durant, pusieron un parcial de 12-2, que les daba la posibilidad de ponerse en partido de inmediato. Sobre el cierre del primer periodo, los de Ohio volvieron a tomar el control absoluto de las acciones y con un par de anotaciones consecutivas de Kyrie Irving, más los buenos minutos desde el banco de suplentes del veterano Richard Jefferson, lograban sacar nuevamente una amplía diferencia en el marcador.

En el arranque del segundo cuarto se produjo un intercambio de canastas, en donde quedaba de manifiesto que los ataques superaban ampliamente a las defensas. Los Cavs fueron encontrando la figura de LeBron James, que anotaba y generaba juego para el resto de sus compañeros, mientras que los Warriors trajeron soluciones por intermedio de sus reservas, más que nada a través de David West y Shaun Livingston, que dañaban en el poste bajo. La pareja conformada por “The King” y “Uncle Drew” hacia estragos en la defensa de su rival, ya que aportaban gol tanto en penetraciones, como en lanzamientos a media y larga distancia. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 86 a 68.

El inicio de la segunda mitad fue muy disputado, con muchas discusiones entre los jugadores y un par de faltas muy duras. El intercambio de opiniones más importante fue el que protagonizaron LeBron y Durant, que se produjo luego de una falta flagrante de Love al alero de Golden State. Además, los jueces sancionaron una falta técnica a Green, al cual ya le habían pitado una en la primera mitad, lo que lo obligaba a abandonar el rectángulo. Sin embargo, la terna arbitral le había otorgado la primera al entrenador, aunque en la mesa de control se la habían anotado al ala pívot. Yendo a lo estrictamente basquetbolístico, los de San Francisco consiguieron realizar algunos ajustes defensivos, a lo que le añadían una mayor participación de Stephen Curry en el andamiaje ofensivo, que se sumaba a lo que continuaba realizando “KD”.

Al comenzar el último periodo, el locatario seguía teniendo a su favor una renta de 19 puntos (115-96), lo que les permitía manejar el trámite con cierta tranquilidad. No obstante, triples consecutivos en las manos de Klay Thompson y Patrick McCaw, obligaban a Tyronn Lue a mandar a la cancha a James, que estaba tomando un pequeño descanso. Con el regreso a la duela de sus principales figuras, los actuales campeones volvieron a ser los dominadores, neutralizando cualquier tipo de reacción final por parte de unos Warriors, que se vieron superados desde el salto inicial. Finalmente, los Cavaliers se quedaron con el triunfo en cifras de 137 a 116 y de esta manera evitaron ser barridos, manteniéndose con vida en las Finales de la NBA, tras salvar el primer match point en contra de la serie.

En el ganador se destacó la exuberante actuación de Kyrie Irving, que convirtió 40 puntos y capturó 7 rebotes, siendo bien secundado por LeBron James, que aportó 31 tantos, 10 rebotes y 11 asistencias. Por el lado del perdedor, Kevin Durant terminó como máximo anotador con 35 unidades.

El quinto punto de la serie se disputará el próximo lunes en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland.