La Copa de Plata se definirá esta noche a las 21.30 en Tabaré, al tiempo que la final de Copa de Oro se jugará recién en el mes de setiembre.

Los Sub 23 tienen poca competencia. Un torneo corto, de pocos partidos (entre 6 y 9), y con poca visibilidad para el gran público. No hay filmaciones ni estadísticas. Por si fuera poco, muchos jugadores  sufren la superposición de este torneo con la pretemporada de El Metro, torneo que les da oportunidad de jugar a varios jóvenes.

Este año los problemas de organización abundaron. Los equipos no se entregaron a tiempo a todos los equipos. No se publicaron fijaciones ni resultados, más de un partido se fijó y no se designaron árbitros. Pasando a playoff, cada fase se jugó sin saber cuándo sería el siguiente partido.

Cuando parecía que, pese a todo, se llegaba al final, lo que estaba previsto cambió. Las dos finales (Copa de Oro y de Plata) no irán juntas, en cancha neutral. La de Plata –entre Aguada y Capitol– irá esta noche 21.30 hs. en Tabaré.

Para la de Oro se esperará a setiembre, porque no hay fechas, porque la TV no puede, porque la Liga se atrasó y El Metro debe empezar. El torneo quedará inconcluso durante meses. Los jóvenes de Biguá y Trouville se quedarán con las ganas de jugar en el momento más lindo, tal como pasó en aquella final de Liga de Desarrollo que se jugó en enero. Ni hoy, ni mañana como preliminar de la final de Liga, ni el sábado que no coincide con ninguna otra actividad.

El Torneo Sub 23 no tiene su lugar, no se lo jerarquiza desde la Federación ni desde muchas instituciones. Nos olvidamos que los jóvenes que juegan este torneo son el futuro de nuestro básquetbol. Si queremos seguir teniendo finales de Liga atractivas, debemos cuidar a las generaciones más jóvenes.

Lamentablemente, esto es reflejo de una realidad que el básquetbol uruguayo debe cambiar. Nuestra vieja “Reserva”, la Liga de Desarrollo argentina, o cualquier otro modelo que pueda ponerse sobre la mesa sirven como disparador para buscar otro camino. Ojalá esta edición del torneo sirva para replantearse, analizar y buscar soluciones. Basquet Total seguirá apostando a los jóvenes, sea como sea, y a pesar de todas las dificultades.