Trouville derrotó a Larrañaga y volverá a jugar la final de Sub 23. Los de Pablo Morales mostraron armas defensivas y ofensivas que le permiten ilusionarse.

 

En cancha de Capitol, donde ofició de local, Trouville saltó a la cancha con Juan Galletto, Juan Pancic, Santiago Massa, Federico Soto y Manuel Monteverde; al tiempo que Larrañaga abrió con Mateo Sarni, Mauro Navarrine, Camilo Mauriño, Federico Álvarez y Santiago Álvarez.

El rojo de Pocitos tuvo un buen arranque de Massa y Monteverde, sumados a los aportes de Soto para abrir una pequeña renta, ante un milrayitas que tuvo a Sarni y Álvarez como principales vías de gol. El primer chico se fue 22-17 para los dirigidos por Pablo Morales.

Defendiendo triángulo-2 -con referencias en Sarni y Álvarez- y con un importante ingreso de Manuel Mayora para darle más intensidad defensiva, los de Chucarro siguieron controlando el juego. De cualquier manera, triples sobre el final acortaron distancias y dejaron el score 41-34 de cara al entretiempo.

Tras el descanso largo el juego siguió siendo friccionado, el duelo entre Monteverde y Álvarez en la pintura favoreció al de Trouville. Los dirigidos por Gonzalo Fernández parecían superados por las individualidades del rojo, pero nuevamente aparecieron triples -esta vez Sarni y Navarrine- para mantener vivo al visitante. El 58-53 previo al último descanso hacía pensar en un final cerrado.

Sin embargo, el último cuarto mostró una superioridad amplia de quien oficiaba como local. Con Galletto como estandarte y buenos aportes de Felipe Monteverde, el rojo de Pocitos fue ampliando distancias a lo largo de todo el período. La defensa sobre Sarni y Álvarez fue buena, y ambos sintieron el desgaste del juego. A falta de cuatro minutos, el juego parecía cerrarse cuando Trouville abría 16. Larrañaga no tuvo reacción, y fue victoria 73-55 para los de Chucarro, que se medirán con Biguá en la final de la Copa de Oro.