Tabaré derrotó a Aguada 74 a 60 en calidad de visitante en categoría cadetes y sigue a paso firme en la serie 2 del torneo de formativas.

El primer cuarto comenzó poco goleado. Aguada era el que proponía pero no era eficaz mientras que la visita las que tuvo las encestó. Guillermo Mussio y Andrés Madrazo daban una pequeña renta para Tabaré entonces Cortizas pidió tiempo. Luego del breve descanso Agustín Ramírez y Rodrigo Cruz acortaron la diferencia por lo tanto Diego Rivas mandó a la cancha a Sebastián Migdal que colocó un rápido 4 a 0. Mussio siguió lastimando y permitió que Tabaré terminara los 10 primeros minutos de juego 17 a 12 arriba.

En la visita los tiros exteriores entraban y la brecha entre los equipos era aún más grande. El aspecto negativo para el indio eran las faltas. Los pilares fundamentales del equipo en materia ataque se cargaban de individualidades y obligaban al DT a cambiarlos. Gracias a Ramírez, que era cada vez más efectivo y a Nahuel Correa, Aguada se ponía a una sola bola. El locatario empezó a presionar en toda la cancha y Tabaré no era el mismo. Las jugadas no salían, el enojo del Rivas iba en aumento y el rojiverde lo aprovechaba. Los locatarios se iban a ir al descanso largo 37 a 33

El complemento tuvo a Tabaré con más intensidad de la común siendo el equipo que más propuso en los minutos iniciales. Nicolás Peirano y Nicolás Cardona eran los encargados de anotar y aprovechaban que Aguada no encontraba efectividad. En el peor momento rojiverde cayó un triple de Correa que fue como agua en el desierto para los locales. A pesar de ese tiro exterior el conjunto de la calle San Martín no mejoró el funcionamiento y siguió sufriendo el buen nivel mostrado por el indio. Mussio volvía luego de descansar un buen rato por tener cuatro faltas y mantenía la mecha encendida. Tabaré daba vuelta el encuentro y entraba a jugar los diez minutos finales 53 a 49 arriba.

Un rápido 4 a 0 para los dirigidos por Rivas obligó a Germán Cortizas a pedir tiempo. El base Mussio apareció en todo su esplendor y con un 10 a 0 individual abría una renta de 13 puntos casi imposible de descontar para el local. Ramírez sufrió la marca personal de Bianchi durante todo el periodo y eso fue una de las claves por las cuales le costó encontrar juego al aguatero. Mussio se fue antes al banco de suplentes por quinta falta pero eso no hipotecó las chances de Tabaré de quedarse con la victoria, que la terminó abrochando por 74 a 60.

Tabaré venció a Aguada 74 a 60 por la serie 2 en la categoría cadetes y Guillermo Mussio, pilar del indio de Parque Batlle, dialogó con Basquet Total luego de finalizado el encuentro.

“Nos sentimos muy bien. En el primer tiempo cometimos muchos errores, entramos muy desconcentrados pero tuvimos una charla dura en el vestuario que nos hizo cambiar la cabeza y pudimos mejorar muchísimo para el segundo tiempo” fueron las primeras palabras del jugador del partido.
Guillermó contó lo que se habló en el descanso largo: “Se nos pidió más defensa, teníamos que ser más agresivos. Decía que solo con el ataque no podíamos ganar y era cierto”.
En el último cuarto Santiago Bianchi fue importante en la defensa sobre Agustín Ramírez y de ahí en más Tabaré pudo flechar el partido para su lado: “Sin duda que eso fue importante. El es un gran jugador, tiene muy buen tiro de tres per supimos defenderlo bien. Le hicimos marca espejo y lo anulamos todo un cuarto”.
En la próxima fecha el indio enfrentará a Malvín, como siempre uno de los rivales más difíciles que todos los años son animadores por excelencia en este tipo de torneos: “Estuvimos viendo ya como prepararlo. Nos tenemos mucha confianza y creemos que podemos hacer un buen partido pero si jugamos como lo hicimos hoy en el primer tiempo va a ser difícil”.
En el segundo tiempo Tabaré mostró un gran rendimiento colectivo y eso hace ilusionar a Mussio y a todos sus compañeros de jugar cada vez más arriba: “Este año tenemos en mente jugar en serie 1 y ser un candidato a pelear arriba”.
Rodrigo Cruz, capitán del conjunto aguatero, conversó con Basquet Total luego de la derrota.
“No supimos aguantar la intensidad que nos propusieron. Solo estuvimos en 30 minutos de juego y en el último cuarto no pudimos jugar” dijo el base rojiverde luego de que el partido se les escapara en los minutos finales.
Cruz agregó que los cambios en esta oportunidad no dieron la mano que suelen dar siempre: “La rotación del plantel en este partido nos jugó una mala pasada. Los cinco que estaban en cancha estaban muy concentrados y estaban jugando bien. Cuando se movió el banco los que entramos de afuera entramos flojos y nos pasaron por arriba”.
Agustín Ramírez es una de las figuras del conjunto de Germán Cortizas pero en los últimos diez minutos estuvo ausente en el partido debido a la marca propuesta por la visita. Rodrigo le saca culpa a Ramírez y hace autocrítica: “Es lo más difícil de jugar con Agus. Nosotros siempre se la damos a él y es algo que aún tenemos que controlarlo, ver en que momento se encuentra. Cuando está encendido hay que dársela siempre porque sabes que va a hacer algo pero cuando se pone el balde se complica y no hay que dársela. Tenemos que rotar más el balón y que la pelota le llegue cuando esté solo, plantado que él las pone”.
A pesar de la derrota el capitán aguatero tiene claro las metas propuestas para este año: “Nuestro objetivo es siempre ganar. Entrenamos para eso y es lo que buscamos siempre”.