Con una excelente actuación de James Harden y Clint Capela, los Rockets vencieron como visitantes a los Spurs por 126 a 99 y se llevaron el primer juego de la semifinal del Oeste.

Los de San Antonio llegaban a esta instancia luego de dejar por el camino a Memphis Grizzlies por 4-2, en una serie en la cual obtuvieron tres victorias en condición de local y una como visitante. Mientras tanto, los de Houston superaron a Oklahoma City Thunder en cinco partidos, en una llave que tenía como principal atractivo el duelo Harden Vs Westbrook, los dos máximos candidatos a quedarse con el MVP de la temporada regular.

Los dirigidos por Gregg Popovich saltaron a la cancha con Tony Parker, Kawhi Leonard, Danny Green, David Lee y LaMarcus Aldridge. Por su parte, los comandados por Mike D’Antoni comenzaron con Patrick Beverley, James Harden, Trevor Ariza, Ryan Anderson y Clint Capela.

El encuentro disputado en el AT&T Center, presentó un comienzo muy favorable al conjunto visitante, que contaba con un inspirado James Harden, que atacaba con mucha decisión el aro, terminando las ofensivas con una bandeja o con una descarga para un tirador abierto. El equipo local no encontraba la fluidez que lo caracteriza y veía como en los primeros minutos, su rival abría una rápida ventaja de diez unidades (8-18). En el cierre del primer periodo se produjo un intercambio de triples, con Ryan Anderson como principal exponente por un lado y Kawhi Leonard por el otro.

Entre el cierre del primer cuarto y el comienzo del segundo, los Rockets colocaron un contundente parcial de 21-4, que les daba la posibilidad de sacar una renta de 24 puntos (25-49), que sorprendía a propios y extraños. En ese lapso se destacaba el muy buen aporte de Lou Williams y Patrick Beverley, que asumían el peso de la ofensiva cuando la “Barba” tenía su momento de descanso. Los Spurs no hallaban la forma de frenar en defensa a su rival, que tenía una alta efectividad con los lanzamientos a larga distancia, pero que a su vez contaba en la pintura con Clint Capela, que cargaba el rebote ofensivo y le daba segundas opciones a su equipo. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el visitante al frente en cifras de 69 a 39.

En el arranque de la segunda mitad se mantenía la tónica del primer tiempo, con un equipo al cual le salía prácticamente todo y otro que tenía una de sus peores noches de los últimos años. Los dirigidos por Mike D’Antoni lastimaban con el pick and roll de Harden y Capela, que se sumaban a lo que realizaba Trevor Ariza desde el perímetro. Los de Gregg Popovich dependían en exceso de lo que pudiera generar Leonard, que solo era acompañado por algún impulso individual del francés Tony Parker. El score del tercer cuarto favoreció al dueño de casa por 28-27, sin embargo, la visita mantenía una diferencia de 29 unidades (67-96), que sentenciaba el trámite cuando aún restaban doce minutos por jugar.

En el cierre del tercer periodo se dio un encontronazo entre Dewayne Dedmon y Nene Hilario, que terminó con la expulsión del pívot brasileño, más una falta técnica para el centro de los Spurs y otra para Harden. El último cuarto estuvo absolutamente de sobra y sirvió únicamente para que ambos entrenadores le dieran descanso a sus principales figuras, mandando al rectángulo de juego a lo más profundo de los bancos de suplentes. Finalmente, los Rockets se quedaron con el triunfo por 126 a 99 y de esta manera comenzaron de la mejor forma la semifinal de la conferencia Oeste, ya que se aseguraron por lo menos volver a Houston con una victoria en la carretera, que les da ventaja de localía para lo que resta de la llave.

En el ganador se destacó la figura de James Harden, que anotó 20 puntos y repartió 14 asistencias, muy bien acompañado por Clint Capela, que aportó 20 tantos y 13 rebotes. Por el lado del perdedor, Kawhi Leonard terminó como goleador con 21 unidades.

El segundo juego de la serie se disputará el próximo miércoles en este mismo escenario.