Agustín Ramírez, jugador aguatero, es uno de los pre-seleccionados por Leo Zylberstein que sigue en carrera para representar a Uruguay en el próximo Sudamericano Sub-17 que se jugará en Perú a partir del 15 de Julio. El perimetral dialogó con Basquet Total sobre su actualidad.

El jugador rojiverde está desde el primer llamado y mantiene latente las chances de poder estar en la cita continental: “Yo me siento muy bien, cómodo, jugando bastante en las prácticas. Tengo fe para quedar”.

Leo Zylberstein es quien dirige a esta escuadra, pero el coach entró en la mitad del proceso de estos juveniles. Desde su ingreso le ha dado el salto de calidad al plantel, hecho que se da en todas las plantillas donde asume. Con el campeonato de la liga pasada en sus hombros, es un hito que motiva a los jóvenes y genera que solo salgan halagos a la hora de hablar del DT: “Leo es un buen técnico que transmite mucho tanto en ataque como en defensa. En materia de ataque, todos los días me llevo algo de él y eso es importante. La verdad que es un técnico que me gusta, es completo. Su forma de entrenar es muy buena aunque aún no le tocó dirigirnos porque los partidos que jugamos en Argentina fuimos con Signorelli pero entrenar ya con él es positivo”.

Agustín es pieza clave en el funcionamiento de Aguada en el Torneo Nacional Sub-23, ha estado en las últimas convocatorias del hechicero Fernando Cabrera y sigue estando en la lista que compite para vestir la casaca celeste. A pesar de su corta edad, él considera que está en uno de sus mejores momentos deportivamente hablando: “La verdad que estoy muy bien, en un buen momento. El año pasado solo jugaba en cadetes y en juveniles entonces el cambio fue muy grande. Es abismal la diferencia y fue totalmente rápido. De un momento a otro me cambié para estar listo en el primero y a su vez pude tener unos minutos. Sigo estando en la pre-selección, se van dando los cortes y aún sigo ahí. Cada vez falta menos para el recorte final entonces estoy entusiasmado y contento”.

El CEFUBB, Centro de Entrenamiento de Federación Uruguaya de BasketBall, se ha convertido en el bunker celeste de cara a las diferentes competencias internacionales. Para los protagonistas es un recinto que no para de sorprender: “La verdad es que tenemos todo. Prefiero eso antes que ir a otros clubes a entrenar. Me parece un buen proyecto para la actualidad y para el futuro cercano, la idea es que siga mejorando. Hay vestuarios para todos los planteles, la cancha está impecable, la sala de aparatos lo mismo, la verdad es que todo está diez puntos”.

Ramírez, lejos de sonar arrogante, mantiene intactas las chances de conformar la lista que defenderá a Uruguay en el próximo Sudamericano de la categoría: “La fe hay que tenerla siempre, no es que vaya a quedar pero estoy con muchas ganas. Para eso voy a entrenar, confianza de la buena e intento dar lo mejor de mi y si realmente doy todo y me esfuerzo creo que tengo una buena chance para quedar”.