Olivol Mundial de forma épica y Aguada y Paysandú más cómodos ganaron en la noche de viernes por la Copa de Plata del Torneo Sub 23.


Marne 60 - 91 Aguada (Por Gonzalo Botta)

El equipo rojiverde no dice presente en el círculo de privilegio este año y demuestra, partido a partido, que está por encima del nivel promedio. En su tercera participación volvió a conseguir la victoria de forma abultada.

El equipo de Germán Cortizas desde el comienzo flechó al cotejo a su favor y mostro la supremacía sobre su rival de turno. A pesar del instinto guerrero del tifón que solo logró estar en partido en el primer cuarto. Los primeros 10 minutos terminaron a favor del conjunto visitante por 20 a 13.

En el segundo Aguada volvió a mostrar su potencial y de la mano de Guillermo Vila, uno de los menos conocidos del rojiverde, lograba sacar una diferencia más grande aún. En el locatario Leandro Blazina, con más ganas que ideas, buscaba dar vuelta el encuentro pero en los momentos claves los juveniles aguateros lograban ampliar la renta entre ambos equipos. Los minutos finales de la primera parte tuvieron a la visita en un gran nivel colectivo permitiendo irse arriba en el marcador 43 a 25.

El complemento comenzó muy trabado y con muchas faltas para ambos equipos. Uno de los pilares de los de la calle San Martín, Luca Magnone, entraba en el juego aguerrido de los locales y no lograba mostrar su capacidad debido al mal humor causado por la defensa rival. Blazina nuevamente era uno de los pilares del equipo de José "Pepe" Fernández pero nuevamente en lo momentos claves aparecían los jugadores del Casquito Cortizas. Nahuel Santos crecía, Ignacio Castro tomaba las riendas del equipo y Agustín Ramírez definía para que la supremacía aguatera prosiga. Una falla en el reloj de 24 segundos enfrío el final del tercer cuarto donde Aguada volvió a mostrar la chapa de candidato y entró a jugar los últimos 10 minutos, 70 a 41 arriba en el marcador.

En los últimos minutos del juego el transcurso del encuentro siguió por el mismo camino y Aguada pudo rotar el plantel nuevamente. Vila seguía mostrando que era su noche y aprovechaba los minutos. Leo Margosian tuvo minutos más que positivos en el rojiverde. En el tifón se destacó Ernesto Insausti a pesar de ver el final del cotejo desde el banco por acumulación de faltas. Aguada sigue demostrando que está por encima de sus rivales que le tocó en la serie y en tres presentaciones consiguió la misma cantidad de victorias que cierra la primera ronda de forma perfecta.

 

Olivol Mundial 84-80 Sayago (Por Mauricio Panizza)

Un partidazo nos regalaron ambos equipos en la avenida Millán. El tiempo regular terminó con igualdad en 72 y en el suplementario el local le terminó sacando el invicto a los de ariel y la vía.

Comenzó mejor el dueño de casa, defendiendo muy intenso y corriendo la cancha, con Agustín Britos como principal figura y con Federico Varini incidiendo en la pintura. Sayago optó por presionar en toda la cancha y obligó a las pérdidas del rival, desde ahí emparejó un trámite que fue chato pero emotivo, ya desde el inicio. El Oli 18-13 arriba el primer cuarto.

El segundo se transformó en una doma, con muchas faltas, se hizo muy cortado y se protestaba todo. El local recibió técnicos bien pitados. De la mano de Geraldo en la pintura y un triple de Germán Terra fue que la visita se colocó definitivamente en juego. Ya sin Britos en cancha, con cuatro faltas, Pedro Rito asumió en las cercanías del aro para Olivol y fue buena la conducción de Ortega. Pero Sayago siguió insistiendo y con Andrade y Geraldo destacados pasó 28-26. Con buena efectividad de libres los de Fernando Cabral cerraron el primer tiempo 31-30 arriba.

Varini fue figura en el inicio y Olivol rápidamente volvió a estirar la ventaja, pero Sayago presionando y corriendo, con buenos pasajes de Ignacio Álvarez y Bonet logró pasar en el score. Ahí el local se refugió en zona, volvió Britos y fue importante junto a Ortega. El juego era deslucido pero intenso, los dos propinían mucha presión sobre el balón.
El local sintió la quinta de Britos, Nahuel Lemos encontró grietas en la zona defensiva y la visita logró pasar para irse al último 52-49.

Cuarto final donde la historia parecía sentenciada, de la mano de Lemos y Geraldo Sayago sacó 10. Llamativamente Horacio Perdomo sacó al número 12 cuando era figura y la visita siguió jugando con quinta a fondo. Olivol, que también había perdido a Varini, fue a la desesperada tras perder hasta por 13. Con mucho amor propio de Rito, Franco Frioni y Nicolás Pérez se colocó a un doble aprovechando la cantidad industrial de libres que erró el “Saya” para ganarlo.

La vuelta de Lemos, un doble del 12 y varios rebotes ofensivos malhumoraron a Olivol, se enojaron con los jueces y hubo varios técnicos. La visita no aprovechó para cerrarlo y solo abrió 6 faltando 1.19. En un minuto clavado Olivol lo igualó con buenos pasajes de Pérez. Con el empate en 72 los dos pudieron ganarlo pero ninguno lo hizo. Al suplementario.

En el alargue de movida salió mejor el elenco amarillo, con Ortega y Pérez manejando los tiempo y la entrega de Rito en la pintura. Sayago equivocó procedimientos, erró libres y sufrió el golpe de estirar un juego que tenía en el bolsillo. Sufriendo, porque falló personales, el elenco de Cabral lo terminó ganando 84-80.

 

San Telmo 75-82 Paysandú (por Miguel Acosta)

Paysandú consiguió su primer triunfo en el torneo, llevó muchísima gente al escenario del fusionado y dominó prácticamente de principio a fin un partido que parecía liquidado minutos antes del final.

Tras obtener una pequeña renta en el inicio, el ingreso de Emiliano Pereira en la visita le propició orden y ductilidad a los de Emilio Raña, que lograron sentirse más cómodos en la cancha y obtener ventajas tranquilizadoras, que oscilaron las 20 unidades.

El base oriundo de Durazno, ordenó al equipo, se animó a mandarse a la zona pintada y presionó en primera línea, recuperando varios balones.

Ya sin los titulares (o al menos aquellos de mejor rendimiento) en cancha, ingresó la rotación y el local con mucho amor propio, aprovechando errores rivales y atacando el aro como no lo hizo en el resto del compromiso, se llegó a poner a cinco unidades. Pero los libres sentenciaron la contienda para una aplaudida victoria de los chicos del “Paysa” que debió ser más amplia por lo expuesto por los equipos durante toda la noche.