En Corea del Norte fueron cambiadas las reglas del básquetbol por Kim Jong-Un, para que fuera “más atractivo”. Hay algunas insólitas.

La República Popular Democrática de Corea ha estado en estos meses en boca de todos. En una época de bombardeos, la República norcorerana ha sacado a relucir sus armas nucleares y a su líder supremo no le tembló la voz a la hora de amenazar a Estados Unidos. Todos los medios apunta a Asia por el tema político, pero el básquet no fue la excepción.

Como es sabido, Corea del Norte vive una cuasi dictadura, en la que su líder supremo, Kim Jong-Un hace y deshace a gusto. Detrás del joven y frío mandatario de tan sólo 34 años existe una pasión, y como no podía ser de otra manera, ese amor es por el deporte naranja. Tan asi que uno de sus “mejores amigos” es Dennis Rodman, la estrella retirada de la NBA, que además celebró su aniversario número 31 regalándole un partido de baloncesto entre los veteranos de la NBA.

Kim Jong-Un es un fiel seguidor del básquet y decidió cambiarle algunas reglas en su país para hacerlo más atractivo, sorprendiendo al resto del mundo. La hundidas pasaron a valer tres puntos, los triples que entran “limpitos” sumarán cuatro puntos, y lo más sorprendente… Los dobles convertidos en los últimos tres segundos de juego contarán ¡Ocho puntos! ¡Una locura!