Federico Bavosi fue una de las piezas claves de Malvín en el triunfo ante Biguá, de esta manera el playero puso la serie 2-0. El base post partido habló con Básquet Total.

Sobre el buen juego colectivo de Malvín comentó “Colectivamente encontramos dos americanos que dan mucho por el equipo, más allá de anotar Wade hoy, y Durham el partido pasado. Son jugadores de rol colectivo, eso nos da a qué ni Nicolás (Mazzarino) ni yo tengamos noches que lideremos al equipo desde la anotación, pero sí de la creación de juego. Ese equilibrio es muy positivo para nosotros, y defender como hoy que dejamos a Biguá por debajo de los 70 puntos, es muy difícil que nos ganen”.

“Somos un plantel sin egoísmos, confiamos en lo que podemos hacer en lo colectivo. Todos tenemos la capacidad de poder anotar y aportar lo que el equipo exija. Hoy el “Pitu” (Juan Santiso) entró muy bien, Marcel (Souberbielle) lo mismo. Me parece que ahí está la virtud de Malvín, de defender todos, muy intenso, porque sabemos que si no estamos a ese nivel es muy difícil ganar un partido de playoffs. El martes va ser una guerra y tenemos que estar al mismo nivel o más que el de este juego”, agregó el “Mono” Bavosi.

Sobre la comodidad que siente Malvín en el Palacio Peñarol explicó “A todos nos gusta jugar más en el Palacio, aunque jugar un playoffs de local también sería lindo porque la cancha estaría llena, en una cancha más chica se sentiría mejor. El Palacio es muy cómodo para nosotros, y es lo que nos toca y no nos ponemos a pensar si es mejor haber jugado en otra cancha o no”.

“Nosotros entendemos que el objetivo del club a principios de temporada con los cambios de fichas mayores que tuvimos es otro, pero nunca renunciamos a nada. Los objetivos lo fuimos marcando a corto plazo, primero ingresar entre los ocho, después jugar el súper cuatro, poder ganarlo y ahora una serie durísima con Biguá. No pensamos en nada que no sea el martes, pero tampoco rechazamos nada, simplemente que Malvín trata de pelear lo máximo posible”, culminó diciendo el base sobre la realidad del playero.