Sayago, Aguada y Marne comenzaron triunfos cómodos como locatarios en la Copa de Plata del Torneo Sub 23. Crónicas de los tres partidos.

Sayago 84-43 Juventud de las Piedras (Por Álvin Montes de Oca)

La visita comenzó con Jorge Viegas, Facundo Curbelo, Juan Demarquez, Lautaro Bozzolasco y Gastón Macias. Por su Parte el “rojo” -uno de los descendidos del pasado torneo- lo hizo con Diego Andrade, Leonardo Barhau, Lucas Bonet, Agustín Geraldo y Tomás De León.

Ambos técnicos decidieron plantar una defensa al hombre, arrancando el juego con gran intensidad. La marca de los de Ariel y la vía fue mejor y llevó a su rival a tirar muy incómodo. A partir de los tiros fallados fue que nacieron sus ofensivas, y dos de ellas fueron desde los 6.75 para abrir ocho unidades de renta, y dominar. El pedrense no lograba ejecutar sistemas para quedar con el aro y libre y la máxima pasó a ser de 15 promediando el primer chico. Tras un minuto, en base a defensa y un buen pasar de Viegas, el elenco canario logró culminar 22-13 abajo los primeros diez minutos.

El segundo cuarto mantuvo la tónica en cuanto a defensa, que ya era extendida en toda la cancha. Obligando a Sayago a tirar sobre los 24 el visitante se llegó a poner a seis, pero duró poco. El juego pasó de ser electrizante e intenso a una doma, ambos iban y venían sin lograr nada más que faltas. Desde la línea fue que el dueño de casa marcó la diferencia, mientras Juventud erró gran parte de los libres, el rojo los convirtió y abrió una brecha. Geraldo tuvo un buen reingreso siendo el más eficiente, y gracias a él, los de Perdomo se fueron al entretiempo con la máxima, 36-19 arriba.

Tras el descanso largo se terminó de quebrar el partido. Bonet gozó de su mejor momento colocando siete puntos consecutivos para cerrar un 9-0 y abrir 26 de renta. El “Gato” comenzó a rotar el plantel y le dio resultados. Agustín Miranda e Ignacio Álvarez dieron una gran mano, mientras que los aplausos se los llevó Germán Terra metiendo dos bombas. Por parte de los dirigidos por Juan Álvarez tuvieron como su figura más regular a Seoane. Con el trámite liquidado, el tercer periodo llegó a su fin con el electrónico marcando 64-27 para el local. Sin mucho más que hacer en los últimos diez minutos, el tiempo pasó, finalizando 84-43 a favor del rojo.

En el ganador se destacaron Lucas Bonet y Diego Andrade con 20 y 12 unidades respectivamente. Mientras que Facundo Curbelo convirtió 9 en la visita, seguido por Jorge Viegas, con 8.

Marne 93-45 San Telmo (Por Diego Pose)

En Marne comenzaron jugando Nahuel Altalef, Nicolás Rodríguez, Leandro Blazina, Ernesto Insausti y Emiliano Cervini al mando de José Fernández. Por su parte en San Telmo Rápido Sport lo hicieron Gonzalo Tarduna, Emanuel Giacosa, Pablo Vidal, Agustín Pérez y Guillermo Nieves a cargo de Gerardo Muniz. Los árbitros fueron Andrés Leiton y Franco D’abbisogno.

El partido comenzó desordenado, las ofensivas no eran claras y al minuto se produjo un gol y foul a favor de la visita para abrir el tanteador mediante Gonzalo Tarduna. A los cinco minutos ganaba San Telmo Rápido Sport 9-8 con tantos del mismo jugador. En el tifón lo mejor pasaba por Ernesto Indausti con cuatro puntos. Con el correr de los minutos se acomodó Marne en el juego y se llevó el primer cuarto 26-12 con buenos minutos de Leandro Blazina con 11 unidades.

El segundo chico siguió con el mismo ritmo del final anterior. El equipo de Simón Bolivar intentaba jugar colectivamente y se comenzaba a reflejar en el cotejo, mientras que en el fusionado dependían solamente de Tarduna. El parcial era de 12-4 y los de José “Pepe” Fernández vencían a su rival 38-16 en la mitad del cuarto. Buenos ingresos de Gustavo Vázquez y Nahuel Alvez (con 10 puntos). Se fueron al descanso largo 49-16.

A la vuelta hubo solo un equipo en cancha. El local se dedicó a jugar y mover la pelota. En la mitad del cuarto el parcial era de 22-2 y su goleador Blazina llevaba 20. El entrenador aprovechó para darle minutos a los 11 inscriptos en la planilla y el cuarto se fue 83-26.

El último chico fue para cumplir con el encuentro. Fue victoria de Marne.

Los goleadores fueron Leandro Blazina con 20, Nahuel Alvez con 16 y Ernesto Insausti con 14 en Marne. Por el lado de San Telmo Rápido Sport fue Gonzalo Tarduna con 24 y Pedro Vidal 10.

Aguada 95-65 Paysandú (Por Gonzalo Botta)

Gustavo Cardozo y Virginia Pereira fueron los encargados de llevar las riendas del juego cumpliendo su rol de forma correcta.

La paridad fue el condimento especial que tuvo el cotejo en los primeros minutos. Aguada machacaba desde los 6.75 con Nahuel Santos e Ignacio Castro pero la respuesta de la visita no se hizo esperar. Ignacio Pena y Maximiliano Pons respondían con la misma receta e impedían que los locales abrieran una renta entre ambos. Con el correr de los minutos, el rojiverde empezó a correr la cancha y lastimaba con la velocidad de sus jugadores. Paysandú mejoró la defensa y presionó en toda la cancha provocando que la distancia entre ambos se acortara. El aguatero cerró mejor los minutos finales y se quedó con el primer periodo por 24 a 14.

En el segundo cuarto la historia fue similar. Nuevamente Santos era la principal arma de ataque pero al tiro exterior le sumaba explosión a la hora de penetrar. El score del Paysa se estancó en los minutos iniciales y los locales pusieron un 15-4 demoledor. Mauricio Biderman se vio obligado a pedir un tiempo y afinó nuevamente el tema defensivo. Enseguida causó efecto y el tricolor volvió a hacerse fuerte en defensa provocando una seguidillas de errores en el aguatero. Sobre el final del cuarto se notó un poco el cansancio de los jugadores de Paysandú y Aguada abrió una distancia para irse al descanso 45 a 33 arriba.

Paysandú salió a revertir la historia y un 4-0 rápido generó nerviosismo en la calle San Martín. De todas formas Aguada reacionó a tiempo y logró abrir 10 nuevamente. Pons seguía siendo la pieza clave del equipo de Paysandú. Cuando la visita mejoraba, Castro aparecía desde los 6.75 y derribaba la ilusión tricolor. Paysandú no se daba por vencido y con más ganas que ideas seguía presionando y corriendo la cancha. Los errores y la incertidumbre eran partícipes del partido pero Santos se encargaba de ponerle paño frío a la situación. Como durante toda la noche Aguada fue letal en los finales de los cuartos y entró a jugar los últimos diez 69 a 51 en el marcador.

En el periodo final Edison Espinosa aprovechó su altura y fue desnivelante en la zona pintada. Biderman le dio descanso a Pons y el equipos de Germán Cortizas lo aprovechó. Agustín Ramírez crecía desde los 6.75, Federico Chollet lastimaba con sus penetraciones y el tricolor no encontraba la receta para dar vuelta el encuentro.  Nicolas Sarni tuvo buenos minutos, Pena dejaba en la cancha lo que le quedaba pero todos los intentos se veían truncos. Sobre el final dio tiempo para que el aguatero rotara el plantel, terminó abrochando el encuentro en cifras de 95 a 65.